sábado, 24 de mayo de 2014

Las vergüenzas de una campaña sin vergüenza





www.eleconimista.es
José María Triper
22/05/2014

  • Nada sobre Europa nos han dicho Cañete, Valenciano y sus teloneros

Lo único bueno que se puede decir a estas alturas de la campaña electoral es que sólo quedan dos días para que se acabe. Porque la pobreza, la vulgaridad, la inconsistencia y las descalificaciones que han presidido la verborrea mitinera y los debates de los dos grandes partidos, sólo ha podido contribuir a incrementar en proporción geométrica las filas de la abstención y de los euroescépticos.


Nada sobre Europa nos han dicho Cañete, Valenciano y sus teloneros de cartel. Ninguno ha explicado sus ofertas programáticas o sus alternativas frente al austericidio económico de Merkel o para impulsar la recuperación de los recortes sociales, del empleo en los países del sur o del crédito a la economía real.


Sólo las meteduras de pata del candidato popular, que han sido muchas y sonadas, y las demagógicas acusaciones de machismo que han centrado la campaña del PSOE, que parecen ocultar su pobreza de ideas y propuestas, quedarán como recuerdo bochornoso de esta campaña electoral, en la que las formaciones mayoritarias han vuelto a destapar sus vergüenzas, sin vergüenza.


Parodia democrática


Una parodia de ejercicio democrático que también se ha trasladado al Parlamento y en la que el ministro de Hacienda ha utilizado a los pequeños y medianos empresarios que vieron, la semana pasada, cómo el partido del Gobierno traicionaba las promesas previas y rechazaba la proposición de ley de Convergencia i Unió que establecía un régimen de infracciones y sanciones para hacer efectivo el cumplimiento de los plazos de pago fijados en la Ley de Morosidad.


Una proposición que pretendía poner fin a este pitorreo normativo en que se ha convertido la pomposamente llamada Ley de lucha contra la Morosidad en las operaciones comerciales, que nadie cumple porque nadie puede ser penalizado por su incumplimiento.


Y lo más grave del asunto es que, me dicen, y desde las propias filas populares, que el freno y marcha atrás se produjo por indicaciones del Gobierno y para no darle a CiU una baza electoral. La misma que se apuntó Montoro ayer. Éste es su sentido del Estado.


Enlace:  http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/5798683/05/14/Las-verguenzas-de-una-campana-sin-verguenza.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada