sábado, 30 de marzo de 2013

Año II Núm. 8 - Marzo 2013

La educación vírica

.  Mrs. Darling  .

Hace unos días me despertaba con un tuit directo que me decía Seguimos repensando la educación ¿qué propones? #RepensarEducación. Me quedé algo aturdida, Repensar la Educación parece un debate demasiado complejo como para responder lo primero que se te pase por la cabeza…Así que me levanté, me hice un té y me puse delante del ordenador  con la intención de repetir mi rutina diaria, pero no podía. Repensar la Educación…Educación Vírica! Y ese fue mi tuit de vuelta. Aunque creo que semejante repuesta se merece un mínimo de desarrollo.
Tradicionalmente el valor del conocimiento residía en su durabilidad y en su capacidad de representación del mundo, sin embargo en la actualidad nos encontramos en un mundo en constante cambio, donde la  cantidad de información mundial generada se duplica cada año, que pone en tela de juicio la verdad del mismo conocimiento, pasando a ser una mercancía más que como tal pierde valor con el paso del tiempo y se sustituye constantemente por versiones mejoradas. Este hecho supone un claro obstáculo a la hora de abordar la aproximación al conocimiento ya que no contamos con las habilidades, la experiencia y los recursos necesarios para asumir tal sobredosis informacional, poniendo de manifiesto que nos enfrentamos a un sistema de alta complejidad para el que debemos buscar alternativas… De hecho, la historia de la educación ha ido comprobando regularmente cómo su aislamiento de la realidad la ha obligado sucesivamente a reformularse, a reinventarse, pero no en el modo en el que los gobiernos actuales la entienden. Esa reformulación no debe ser nunca una imposición, ni un intento de adoctrinamiento, a veces parece que usan la educación como si de una conquista se tratase, como si acabaran de llegar a la luna y colocan su bandera para que todo el mundo sepa que aquí estoy yo… Sin embargo, esta necesidad de reformulación no parece casar con las políticas actuales en educación, esas que en 2011 solicitaron un informe "secreto" hasta la fecha que evidencian todo tipo de errores de conocimiento de los futuros docentes españoles…Nos venden la moto de que las reformas educativas son absolutamente necesarias ya que España se encuentra a la cola de Europa en materia educativa basándose en el fracaso de las pruebas PISA, pero deciden testar a nuestros docentes con pruebas que lo único que evalúan es la capacidad de acumular datos y no habilidades que impliquen el razonamiento en la vida real...
El desafío de la educación actual va más allá de anteriores desafíos en educación, hoy tenemos que preparar a la gente a sobrevivir en un mundo sobresaturado de información y de imágenes. Controlar el conocimiento, conocerlo, trazarlo, recorrerlo… Representar toda la información y todas las vías de acceso parece algo imposible, el reto actual pasaría por enseñar a moverse en este nuevo escenario. Debemos asumir la aparición de nuevos conceptos. Culturas, redes, co-laboraciones, in-fluencias, flexibilidad, multiplicidad, complejidad, incertidumbre… Si a todo esto añadimos la reciente emergencia de nuevos modelos de producción basados en la gestión comunal de recursos, proyectos colectivos de gestión cultural o las licencias libres donde las estructuras jerárquicas se sustituyen por otras de carácter rizomático, horizontal y democrático capaces de extenderse rápidamente a través de la red, el cambio es una cuestión de estado. Debemos educar individuos RE-, RE-formulables, RE-inventables, RE-construibles…
A mi juicio, los estudiantes deberían saber buscar las informaciones y ser capaces reconocer en ellas los pesos de las mismas para  poder determinar así la relevancia de su descubrimiento. Es por esto que todo conocimiento debe ser crítico, un discernimiento, un análisis valorativo, una actitud, un posicionamiento ante el conocimiento que des-cubrimos, una reflexión, un meta-conocimiento…
Creo que la educación debería ser algo parecido a un virus, un agente casi imperceptible, capaz de multiplicarse en el interior de las células del organismo que lo acoge, capaz de variar de forma desde estructuras sencillas hasta alcanzar otras más complejas. Estos virus educacionales podrían transmitirse de diferentes maneras en función del organismo infectado y el escenario de transferencia. Además, al ser un importante medio de transmisión horizontal de información, su evolución permitiría incrementar la diversidad del conocimiento descubierto, razonado, generado… #RepensarEducación ¿qué propones?

.../...

La Hora del Café

   Miss Marple 

- Buenos días, Juani. Vengo con ganas de contarte lo que me ha sucedido esta mañana. Fíjate, he ido al hospital de Alcorcón, porque tenía una cita. Era un puro trámite y no tenía prisa. Y como siempre, éramos 4 o 5 coches dando vueltas y más vueltas en busca de aparcamiento. En esas estaba cuando veo un coche aparcado entre dos plazas. No en una plaza, invadiendo un poco de la otra, sino literalmente en medio de las dos. Cuando estoy contemplando tamaño abuso, veo acercarse una joven, muy bien vestida, con un abrigo de esos de muchos colores. Viene comiéndose lo que parece un bollito y, con mucha tranquilidad, se acerca al coche mal aparcado.
- Bueno, ¿al menos ya tenías una plaza?
- Eso pensé yo. Le hice una seña para preguntarle si se marchaba y me devolvió el gesto confirmándolo. A continuación, se acerca y abre el coche, pero se queda de pie sin entrar y observo que sigue comiéndose el bollito. Cuando lo termina, tranquilamente, entra en el coche pero sin arrancarlo ni cerrar la puerta. Yo estaba alucinando. Luego, vuelve a salir del coche y se quita el abrigo, colocándolo en la parte de atrás. Todo ello con una parsimonia impresionante. Y por fin, entra de nuevo y cierra la puerta del coche. Pero ahí se queda, sin arrancar el vehículo. No lo podía creer. Finalmente, decido ir hacia ella y cuando me ve llegar, me devuelve una sonrisa forzadísima, arranca y se marcha.
- ¿Y no le dijiste nada? Yo no me hubiera aguantado.
- Si te soy sincera, no le dije nada, pero sí lo pensé. Luego me sentí bien por no haber sucumbido a la ira que provocan estas personas tan egoístas e insolidarias. Y ahora que me he desahogado, vamos a tomar café.

- 1 - 

¿Cúanto costamos?

.  Aristarco Milton  .

Si somos sinceros, en demasiadas ocasiones  calificamos y situamos a los demás por el dinero que tienen o por las apariencias, decimos que esto  no lo hacemos  pero es verdad, además y por otro lado,   no es fácil que una persona, que tenga dinero lo diga, suele, por el contrario, hablar de lo complicado de sus asuntos y los problemas que tiene que solucionarlos, es muy elocuente cuando las cosas no le van bien pero es o se muestra  muy reservado cuando su economía es boyante. Aludir al dinero  resulta algo que incluso parece ser de mala educación. Da la sensación que nos define o que definimos por él, lo consideramos como  algo que es personal. Pero ¿y dónde nos situamos nosotros a nosotros mismos ante  el dinero y lo que representa? Nos preguntamos ¿cuánto costamos? No contesten en alto, háganlo en silencio y sin  que nadie nos escuche, interiormente. Que gustito cuando un rico nos invita a un buen sitio a comer o nos da un buen regalo o nos pasea con un buen coche o nos compra lo que queremos vender o nos presta su gran casa, que placer cuando podemos satisfacer todos nuestro deseos  o cuando los demás nos tienen en cuenta por ello. Nos sentimos importantes y si alguien nos mira o nos dice algo problemático, ustedes ya me entienden, enseguida nos defendemos. ¡Es que acaso a ti no te gustaría!. Siempre nos defendemos. Pero de verdad  ¿Qué precio nos ponemos  o nos darnos  sinceramente? ¿Qué seriamos capaces de hacer por dinero? Y se me viene a la cabeza aquel precioso cuento que escuche hace ya muchos años, de alguien que yo no conocía  era, una persona de la  que no recuerdo su nombre, y que se titulaba “El monigote de madera” , decía así: Luisito era un niño que vivía en una pobre cabaña  solo con su padre, un humilde pescador que vivía solamente con lo que él podía obtener de su duro trabajo,   su madre no estaba ya  con ellos porque  murió al nacer su hijo,  tenían un perro al que  llamaba Neptuno. Siempre le acompañaba un extraño muñeco de  vieja madera del que se contaban fantásticas y raras  historias. Su padre salía a pescar todos los días  con su sencilla barca ya que era su único sustento, casi siempre le acompañaba Luisito con Neptuno y el extraño muñeco pero llego una ocasión en la que se presentaba una gran tormenta con un gran frío, el padre tenía que salir a faenar  y le dijo a su pequeño  hijo que en esa ocasión  no podría acompañarle, era peligroso y debería quedarse en la cabaña esperándole. Antes de salir le encendió una sencilla chimenea para calentar el lugar y se despidió de su hijo hablándole de que tenía que irse. La noche llego y el padre no había vuelto, el frío y la tormenta eran grandes, Luisito se acostó al lado del fuego que había preparado su padre antes de marchar, cerca de su querido perro y antes de tumbarse  colocó a su muñeco en la parte alta de la chimenea. Pero según pasaban las horas el sencillo  fuego se iba apagando lentamente  y si nadie lo  avivara Luisito moriría de frío sin lugar a dudas,  fue en ese momento cuando el monigote de madera voluntariamente  se dejó caer  dentro de la chimenea, el perro Neptuno levanto la cabeza y vio la escena con tranquilidad y las orejas bien levantadas  y continuo con el descanso, en ese momento   el fuego se avivó suficientemente y la habitación se calentó. Al llegar la madrugada el padre cansado y abatido del esfuerzo, dejó la barca amarrada, la pesca no había sido nada buena en esa durísima noche y llego a su casa   extrañado  de que aún  mantuviera una temperatura tan confortable y observó cómo su hijo dormía plácidamente junto a su perro, se acercó a la chimenea y vio entre las cenizas de un fuego ya apagado un luminoso y gran  corazón de oro. ¿Saben ustedes cual es el precio de aquel monigote de madera?

 .../...


La magia de la "cosa" cuántica

.  Sergio Gras  .

Hace mucho tiempo, en la prehistoria, cuando nuestros antepasados aún vivían en cavernas y chozas, los hombres descubrieron un fenómeno que les deslumbró y consideraron mágico, algo tan elemental y simple como el fuego. Sencillamente, no entendían su funcionamiento, pero sí agradecían y se aprovechaban de los beneficios que les aportaba, como el calor, la luz o la protección, entre otros. ¡Qué maravilla! ¡Es mágico! ¡Es magia!
Posteriormente, a medida que transcurría el tiempo y la historia, unas cuantas personas con grandes capacidades de observación y conocimientos fueron descubriendo algunos secretos de la naturaleza. Desde la perspectiva de la medicina, se fueron conociendo algunas plantas con provechosas propiedades curativas que permitían vencer determinadas enfermedades o mejorar la salud. En general, a estas personas se les llamaba curanderos o magos, porque como es obvio, curaban y aliviaban los dolores. Siempre han sido personas muy admiradas e incluso veneradas por sus conocimientos y por su humanidad. Sin embargo, temiendo perder sus influencias mágico-religiosas, algunos poderes iniciaron manipulaciones perversas, con claras intenciones ocultistas, empezando a discriminarlos y denigrarlos llamándoles brujos/as y hechiceros/as (en este punto quiero destacar que las mujeres fueron particularmente perseguidas) y acosándoles/as por sus artes mágicas de difícil o imposible explicación en la época. Se acuñaron los términos de magia blanca o negra, según si las consecuencias eran beneficiosas o perjudiciales. Pero una vez más, al no poder comprender y explicar los complejos mecanismos de la curación mediante medicinas, se dijo que era magia. ¡Qué maravilla! ¡Es mágico! ¡Es magia!
En la actualidad, en pleno siglo XXI, existe una percepción similar respecto de una rama concreta de la física por su naturaleza misteriosa e incomprensible (por el momento), me refiero a la física cuántica. En efecto, y su primer pecado es que contradice algunos postulados de la física convencional, intocables y sagrados hasta la fecha como, por ejemplo, la teoría de la relatividad de Einstein. A continuación, vamos a esbozar brevemente algunas de sus afirmaciones de un modo muy sencillo.
Según la teoría cuántica, la energía no es uniforme, si no que se puede dividir en minúsculos, microscópicos escalones o paquetes de energía, llamados "cuantos" y en consecuencia, de esta característica se deriva el nombre de física cuántica.
Principio de superposición: postula que a nivel subatómico, una partícula puede ubicarse en varias posiciones simultáneamente.
Principio de entrelazamiento: postula que si se modifica alguna característica de una partícula subatómica, existe otra partícula en otro lugar del universo que sufre exactamente la misma modificación, por muy alejada que se encuentre. Y ello de forma instantánea, sin influencia de la distancia que separe las partículas. Es decir, la modificación se transmitiría a una velocidad infinita (en este supuesto, se contradice la teoría de la relatividad de Einstein que establece como límite universal la velocidad de la luz de unos 300.000 km/seg, que ya es velocidad).
Influencia del observador: indica que por el mero hecho de estar OBSERVANDO un fenómeno con partículas subatómicas, se comprueba que se MODIFICAN las condiciones y, en consecuencia, los resultados obtenidos.
¡Qué maravilla! ¡Es mágico! ¡Es magia!

- 2 -

 

La Cigarra y la Hormiga

.  Javier Ruiz-Medrano Lucas  .
 
Cuando yo era un chiquillo, hace ya mucho tiempo, mis maestros de entonces me enseñaban muchas normas de comportamiento que supuestamente me acompañarían a lo largo de toda mi vida. En el mundo mágico de los niños cuando las enseñanzas van acompañadas de historias curiosas el efecto docente es casi ilimitado. En este caso quiero referirme a las fábulas, relatos de ficción habitualmente protagonizados por animales y que concluyen de manera moralizante. Normalmente la moraleja (así se llama el final) de una fábula es una sentencia inapelable sobre las distintas situaciones que se suelen dar en la vida. Estas cosas a un niño le marcan y suele tenerlas presentes para siempre.  Recuerdo con especial cariño aquella fábula de la cigarra y la hormiga que creo que todos conocerán. En mi libro aparecía un dibujo de una cigarra tocando una guitarra mientras veía pasar a una hormiga cargada de hojas hasta los topes y sudando la gota gorda. El dibujo ya era ilustrativo y la historia ya la conocen ustedes. Una apología del ahorro y la vida ordenada en contraposición al despilfarro y la despreocupación. Un canto a la previsión y a la buena economía frente al salga el sol por donde quiera y después ya veremos. La historia era bonita y a primera vista era hasta instructiva. Pero no. Hoy en el siglo XXI esto del ahorro para tiempos venideros es poco menos que una antigualla. Todavía hay algunos ahorradores recalcitrantes que, instalados claramente en el pasado, acumulan bienes y dinero para un futuro día de mañana donde lo necesitarán. Estos individuos no hacen caso a las instrucciones que desde los distintos gobiernos incitan a la población a  consumir en vez de guardar y acaparar. Son unos nuevos parásitos sociales que se conocen vulgarmente como ahorradores. Se dedican, estos especímenes, a trabajar como cosacos toda su vida con el único fin de no tener sobresaltos en su día a día y guardar en bancos y similares el dinero que les sobra, el cual, emplearán más adelante en "quien sabe" que oscuros fines. Manda huevos que diría Trillo. Y claro siguiendo estos razonamientos peregrinos hay ya un estado en la Comunidad Europea que ha tomado cartas en el asunto. Chipre. Una isla lejana del Mediterráneo pegada casi a la costa turca resulta que se ha erigido en el paladín de la nueva economía que surgirá después de la crisis. No sé  si instigado por los pájaros gordos de la Unión, léase Francia y Alemania, o por cosecha propia, el caso es que los gobernantes de este minúsculo país han acordado que para salvar al Estado de la quiebra van a pegar un mordisco a las cuentas bancarias de sus ciudadanos sin siquiera preguntarlos. Esta puerta, que yo sepa, no se ha abierto nunca en el capitalismo moderno. Hasta ahora hemos asistido impasibles al saqueo de nuestras cuentas bancarias por Ayuntamientos, Haciendas estatales o autonómicas con la coartada de que nos estaban cobrando sanciones por faltas que habíamos cometido. Estábamos más que acostumbrados a que los estamentos del Estado tuvieran acceso a nuestros ahorros y supieran hasta del último céntimo del que disponíamos. Pero esto no. Esto es llevarse el dinero por la cara, por la patilla. Esto es penalizar a cualquier ahorrador por el mero hecho de ahorrar. Esto es el inicio de algo que no me atrevo a calificar. Según las últimas noticias la confiscación, esto no es otra cosa, solo va a ser a los que tengan más de cien mil euros (en un principio era a todos) pero que más da. Tan dueño es de su dinero el que tenga ciento veinte mil euros como el que tiene ochenta mil o como el que tiene mil. El hecho es que se lo quitan. Un doce por ciento dicen. Ni siquiera se molestan en pedírselo. Cierran los bancos un par de semanas y mientras tanto saquean las cuentas. Muy bonito. Esto debe de ser la esencia de la democracia y de las libertades, eso de lo que en occidente presumimos tanto. Es curioso que los bancos se crearan para tener el dinero seguro y a buen recaudo y ahora donde peor está el dinero es en el banco. El Estado todopoderoso hace y deshace con el dinero de sus ciudadanos, yo creo que ni en el comunismo pasaba esto. Lo peor es que los gobernantes chipriotas someten el plan a la Unión Europea para su aprobación y estos, no lo olvidemos las democracias mas antiguas del mundo, dicen que sí, que es lícito quitar el dinero a la gente por el artículo 14. Inaudito.
Vuelvo al principio. La fábula de la cigarra y la hormiga. Creada por Esopo en la Grecia antigua y rescrita por La Fontaine y Samaniego en tiempos más cercanos. Iguales aunque con finales distintos. En la de Esopo la cigarra cuando llega el otoño se dirige a casa de la hormiga a pedir un poco de comida para subsistir. La hormiga se apiada de ella y después de reconvenirla por su comportamiento durante los días del verano le da comida para que no muera. En la de Samaniego y La Fontaine la hormiga pasa totalmente de la cigarra y después de recordarle su comportamiento durante los meses del estío la manda a paseo a purgar sus culpas. Pues hoy en el año 2.013 ni lo uno ni lo otro. Nuestros gobernantes han descubierto un nuevo final para la fábula que no es otro que robar directamente a la hormiga, despojarla de los frutos de su trabajo impunemente y  además con el aplauso de toda la comunidad internacional. Esta es la democracia por la que muchos han luchado y algunos incluso han muerto. Hay que joderse como ha cambiado esto. Yo no se ni por donde me ando.
 
.../...
 
 

Abogados del Diablo

.  Cristian Díaz  .
 
Dicen que los periodistas somos los guardianes de la democracia; que sin nosotros los que ostentan el poder campearían a sus anchas sin que la población pudiera conocer sus actos ni defenderse. Esto es verdad, pero en ocasiones nos olvidamos de nuestra posición de vigilantes del poder para convertirnos en los súbditos de los que dirigen la orquesta. Pasamos a leer su partitura, sin hacer caso de las notas que deberían guiar la melodía cotidiana. Bueno, en realidad, no todos lo hacemos, pero sí unos cuantos que se hacen adalides de una guerra en la que nos han metido los políticos de turno y su ineptitud. Ahora resulta que para algunos periodistas, los profesores siempre han sido y siempre serán un fraude. Para ellos no importan sus servicios a la sociedad, formando personas. Estos periodistas se dedican a injuriar a los docentes con el fin de desprestigiar a la educación pública. Yo fui a un colegio público de este pueblo; asistí a un instituto público y en este momento termino mis estudios de Periodismo en la Universidad de todos los españoles. En tantos años de formación he conocido a infinidad de educadores que me han transformado en lo que soy; he visto multitud de alumnos brillantes que llegarán a ser médicos, abogados, ingenieros, veterinarios… y todos han estudiado en la educación pública ¿Por qué estos periodistas no afirman, claramente, que lo que no les gusta es la publicidad de este servicio? Porque si lo hacen no se ganarían la empatía de la gente. Para ello intentan minar la confianza de los padres y de la ciudadanía en general. No sólo desprestigian la educación, sino su sistema, ya que los profesores en el caso de ser -como dicen- un fiasco, no serían más que el reflejo de la sociedad que han construido los políticos que han gobernado y gobiernan en este país. Los periodistas somos indispensables para el funcionamiento de la democracia, pero los profesores son necesarios para la subsistencia de la sociedad. Yo no puedo afirmar que los profesores no tengan cultura de lo que sí estoy seguro es de que algunos periodistas facilitan el trabajo sucio a los dirigentes, sembrando ideas que perjudican a la mayoría de la población. 

- 3 -


.../...


El costo del confort

.  A. Rodriguez  .

Es difícil evaluar cuanto nos cuesta el confort,  cuantas veces hemos de sacrificar un día de ocio porque no nos lo podemos permitir económicamente. ¿Cuánto nos cuesta la calefacción, el aire acondicionado, la luz, el agua, el gas, el teléfono, o la adquisición del teléfono móvil última generación? ¿Nos queda margen?. "Este año no vamos a poder ir de vacaciones porque hemos cambiado los muebles del salón", "Aún me quedan de pagar 12 años de hipoteca", "Este mes con los libros del colegio estamos a dos velas", "El coche está empezando a fallar y tenemos que ahorrar para comprarnos uno nuevo", "Me gustaría que nos fuésemos a comer una mariscada hoy, pero es que ando tieso" "Pagar la contribución está a la vuelta de la esquina y  ahora no puedo hacer gastos extras" "¿Al cine?, imposible, sale por un ojo de la cara"… Estas frases con las que estamos familiarizados a convivir y forman parte de nuestra vida diaria ¿No son acaso una forma de esclavitud? ¿Hasta que punto los mercados dirigen nuestra vida? ¿No es el capitalismo el que nos ha metido en esta vorágine? ¿Podemos decir que estamos en un régimen de servilismo y explotación?.
Va pasando la vida y sin darnos cuenta, vamos endeudándonos poco a poco con la única justificación de que podemos presumir de tener una casa grande, bonita, con 4 cuartos de baño, garaje para 3 coches, 2 salones (uno con chimenea), amplia cocina, cuatro habitaciones, amplio jardín con piscina; pero ¿Cuánto tiempo de disfrute me está robando la casa? ¿Cuánto tiempo tengo que dedicar a su limpieza y mantenimiento? ¿Cuánto me cuesta caldearla?  ¿Necesito una casa tan grande?.  ¿Queremos una casa para vivir o vivir para una casa?. 
¿Cuándo nos vamos a dar cuenta de que la felicidad no depende de la riqueza?.  ¿Cuándo nos vamos a enterar de que ese discurso de "Sea usted feliz y demuestre a los demás que es más y tiene más que ellos" es un discurso falaz, hueco y vociferado con una absoluta falta de escrúpulos?.  ¿Cuándo el salvaje capitalismo nos va a dejar sacar la cabeza para tomar una bocanada de aire?.

.../...



La culpa no es de Don Pelayo

.  Regino Marmol  .

Si todavía no nos habíamos sorprendido lo suficiente con tanta estatua "colocada" por el equipo de gobierno de nuestro pueblo, acaban de colocarnos la penúltima. Don Pelayo preside desde hace días un rincón del barrio de Covadonga. Subido a un gran pedestal, con espada en cincho y levantando la cruz de la victoria mira al horizonte incierto queriendo reconocer el lugar donde le han traído sin ningún sentido pero a buen coste.
Quizás algún chiquillo despistado, o no tan chiquillo,  observando tan regia estatua pensará que el barrio de Covadonga tiene sus orígenes en la venida de emigrantes de tan bella tierra en tiempos pasados a nuestro pueblo, pero nada que ver. La única justificación de que el barrio tenga un nombre de una parroquia del Principado de Asturias es el origen asturiano del  industrial Alfonso Álvarez Suárez fundador de la fábrica de jabón que se ubicó en la localidad en 1937 y cuyo barrio de viviendas construyó a principios de los 40 para dar cobijo a los  trabajadores de la empresa. Quizás la estatua apropiada hubiera sido la del industrial asturiano, que ya la tiene donde se ubicaba la antigua fábrica, por su aportación social al municipio en tiempos "del hambre", pero seguramente no hubiera estado de acuerdo en el inútil gasto, ni de una ni de otra, en tiempos de crisis como los que estamos padeciendo y seguro hubiera preferido que el importe de tan fastuosos despilfarros se hubieran dedicado a otros menesteres más terrenales y necesarios por la actual situación que están padeciendo muchos de nuestros vecinos o para mejorar los servicios sanitarios del pueblo o incluso arreglar el mal estado de las calzadas llenas de socavones en el mismo barrio de Covadonga o para tantas otras cosas más imprescindibles que la estatua de un monarca asturiano. Quién lo entienda que lo explique y el coste también.
 
 
 
.../...
 
 
 

El romance del Safari Regio

.  El Asno de Apuleyo .

Partió Don Juancar I
de las Españas monarca
a batir el elefante
en la sabana africana.
Prescinde de chambelanes,
de séquito y reina
se asiste de bella dama
para ojearle la pieza.
Días de salacot, trabuco,
retamas y moscardones
entre sorbetes de cava
y rugidos de leones.
Al final de la jornada
cansado de sus labores
se retira a pernoctar
el bwana de los señores.
La llamada de la selva
en la noche traicionera
raudo el cetro levanta
quebrándose la cadera.
Cornetas y cornetines
toque arrebato suenan
¡Vive Dios, que desgracia!
si los vasallos se enteran.
Corre veloz tal hazaña
ecos de gestas sociales
los cronistas la relatan
dando pelos y señales.
Aplíquense los galenos
en soldar la osamenta
y los trovadores reales
en amainar la tormenta.
Fin del recauchutado
sobre garrotes maltrecho
el Quatermain coronado
se da tres golpes de pecho.
"Lo siento mucho (coma)
me he equivocado (punto)
No volverá a ocurrir"
Zanjado queda el asunto.
De perseguir paquidermos
guárdese su majestad
ninguna trompa resiste
las arrugas de la edad.

- 4 -



   Estamos también en: 
 

 Solicita Suscripción Lista Correo 


ateneo.navalcarnero@gmail.com 

Envíanos un correo electrónico poniendo en Asunto: suscripción y recíbelo en tu correo periódicamente

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada