lunes, 14 de enero de 2013

Año II Núm. 6 - Enero 2013

 

 

Partido X ¿más de lo mismo o una nueva esperanza?

  Sergio Gras  

Es harto sabido que una de las principales preocupaciones de la ciudadanía española es la clase política. Lo denuncia el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que regularmente hace públicos los resultados de sus encuestas. En la última, cuya recogida de datos tuvo lugar a principios de mayo de 2012, se muestra que los principales problemas de los españoles son, en primer lugar, el PARO (84,1%), seguido en segundo lugar por LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS (46,7%) y en tercer lugar, LA CLASE POLÍTICA (22,1%).
Estos resultados ya son de por sí altamente preocupantes. No obstante, lo realmente alarmante son las conclusiones que se pueden extraer de la evolución de los últimos sondeos de este barómetro. En efecto, el paro alcanza sus cotas más altas de preocupación de los españoles, marcando niveles de hace unos 15 años (1996 - 1997), y la desazón por la impresentable actuación de los políticos ha alcanzado el record histórico de nuestra democracia, manteniéndose en este mismo tercer lugar desde hace 15 meses consecutivos.
En esta tesitura, se puede considerar normal que la sociedad se encuentre en un estado de depresión generalizada, y exprese su malestar con manifestaciones contra un poder político insensible y muy distanciado de la ciudadanía. Es el caldo de cultivo perfecto para que surjan iniciativas como el 15M, que desde hace algo más de año y medio encauza gran parte de ese sentimiento de insatisfacción generalizada contra la élite política y financiera, y que popularmente se ha denominado "LOS INDIGNADOS", con repercusiones y emulaciones a nivel mundial.
Desde su nacimiento, el movimiento 15M ha recibido innumerables elogios y críticas. Los elogios surgían por el activismo en defensa de una variopinta sociedad seriamente maltratada por la crisis en sus estratos más débiles y fuertemente perjudicados por las decisiones tomadas por nuestros gobernantes políticos. Las críticas por la falta de homogeneidad de sus ideas, precisamente por lo heterogéneo de sus seguidores, reprochándoles que lo que tenían que hacer era constituirse en partido político y defender sus propuestas por los conductos legales de la representatividad previstos en la constitución. En otras palabras, los poderes y partidos oficialistas exigían al 15M que entraran en las ruedas del sistema, que ellos dominan, financian y controlan, para defender sus propuestas (con todas las desventajas).
La trampa estaba servida, y ponía en una situación difícil a un movimiento ciudadano, sin ideología definida, salvo la de manifestarse contra las políticas abusivas, sectarias y perjudiciales para la mayoría de los ciudadanos, mientras se privilegiaba a una élite política y financiera inmersa en un mar de corrupción. El movimiento 15M, en estas circunstancias, se quedó es una especie de letargo, a la espera de acontecimientos, y dejo paso a una serie de nuevas iniciativas de protesta como, por ejemplo, "Rodea el Congreso" (en el que se pudo comprobar los nuevos derroteros autoritarios del PP, partido en el poder) o las diversas mareas reivindicativas de varios colectivos de funcionarios: marea verde (educación), marea blanca (sanidad), etc.
Mientras tanto, sin novedades del movimiento 15M.
De pronto, sin previo aviso, como surgiendo de la nada, aparece el anuncio de la presentación de un nuevo partido: el Partido X, el Partido del Futuro. Esta presentación tuvo lugar el pasado 8 de enero, aunque la inscripción en el Registro de los Partidos Políticos tuvo lugar anteriormente, el pasado 17 de diciembre de 2012.
Afirman que el Partido del Futuro no es el partido del 15M, pero defienden propuestas muy similares, no sólo a las del 15M, sino también las del 25S o del Movimiento Hacktivista, entre otros. De momento, los cerca de 90 integrantes del partido prefieren mantenerse en el anonimato, dicen, que para evitar los personalismos, y ponen en su presidencia a una persona desconocida, con un nombre de tinte extranjero: Greer Margaret Thurlow Sanders. Su principal lema es: "¡DEMOCRACIA Y PUNTO!"
Como siempre ocurre, el tiempo nos dará la respuesta a la pregunta planteada en el título. De momento, y aunque nos encontremos a la expectativa de conocer a los integrantes y de disponer de más información, disfrutemos de esta pequeña esperanza que llega como un tímido rayo de sol en medio de la tormenta. 

... / ...


 La hora del Café

   Miss Marple 

 - Hola Juani, ¿qué tal las navidades?
- Pues muy bien. Ya sabes: cenas y comidas bulliciosas, llenas de gentes, niños que no paran, en fin, disfrutándolas y, a la vez, agradeciendo que se acaben y que todo vuelva a la normalidad.
- Desde luego, pienso lo mismo. Pero lo que más me agrada es que, por fin, se terminan los interminables anuncios de televisión. Sobre todo los de perfumes. Son absurdos, insoportables y yo diría, incluso, irrespetuosos. Salen hombres y mujeres irreales, no es que sean guapos, es que son perfectos. Van en coches increíbles y viven en casas de superlujo, y en unos lugares paradisíacos y exóticos. Pero, ¡madre mía!, no puedo creer que esto funcione para vendernos unos frascos de "diseño", con una cantidad ínfima de colonia, ¡oh, no! ¡perdón!, quería decir perfume; colonia resultaría demasiado vulgar entre tanta exquisitez. Y por si fuese poco, ni siquiera traducen sus mensajes y tratan de seducirnos con unas voces lánguidas y amuermadas, como idos y medio colocados, que igual nos llaman tontos y no nos enteramos. ¡Me repelen!
- Tienes razón. Son muy pesados con eso.
- Te imaginas un anuncio de un buen aceite español, con esas voces de ultratumba, sin traducir y, con esas poses amaneradas, para conseguir vender más por todo el mundo. Por ejemplo, ¿tu crees que en Francia nos dejarían hacer un anuncio sin traducirlo al francés? Seguro que no.
- Desde luego que no. Y estoy de acuerdo que es una falta de respeto.
- Me pregunto si en Cataluña los traducirán al catalán o también se dejaran seducir por estas voces lánguidas, sin traducirlas, ya que, como no son en español…
- Hay que ver cómo eres…
- Venga, vamos a tomar un café, de los de aquí, o prefieres "un café au lait" o un "coffee".

- 1 - 

 

Periodismo atenuado

   Aristarco Milton 


Cuando accedemos  al diario, queremos conocer las noticias, las causas, las intenciones, todo lo relativo a los sucesos que nos afectan directamente ya que, cuando un personaje público toma decisiones que influyen en nosotros de manera radical, está modificando nuestra forma de vida.  El periodista debe tener  un código deontológico claro al cual aferrarse. El periodista recto es el que informa con plenitud moral sobre las noticias que conoce y que puede transmitir, evitando en lo posible la manipulación y la ocultación de aspectos de las mismas. Ciertamente, el infantilismo del lector puede ser grande, pero no es motivo para dar informaciones de manera que acomoden la conciencia del más vulgar. Es entonces cuando se plantea el tema del propósito, de los motivos que existen cuando se ofrecen noticias. ¿Para qué y por qué informa un periodista?, ¿Para quién?, ¿Para todos o sólo para algunos?, ¿Quizás, para quien le paga?, ¿Quién le paga?
Siempre que buscamos las causas de los actos humanos acabamos en las profundidades más inciertas y oscuras de nuestra razón de ser y de nuestra personalidad. Como ya sabemos, siempre que lo hacemos, encontramos oro y cloacas; una vez que  se llega a este punto, aparecen, de manera elocuente, la justificación y la retórica. “No, este desperdicio no es mío, es del otro”. La verdad y la sinceridad, se ocultan para evitar males. Se critica a un economista o a un político influyente, cuando en realidad en nuestra comunidad de vecinos hacemos lo mismo. En ocasiones, es el emisor quien decide los límites, otras es el periodista, y otras el propio receptor. El lector es el que en ocasiones  no quiere saber algo, no le interesa o no puede soportarlo.
Y es que el problema de lo que puede y no puede ser dicho es, sin lugar a dudas, la preocupación y el referente moral no solo del periodista, sino de las leyes que rigen en los Estados en función de ciertos intereses El poder lo sustenta aquel que decide qué noticia puede ser dada y cómo hacerlo, y es innegable que existe un método sutil pero no menos importante: Conseguir que la población no lea o no vea. A mayor ignorancia, menor información. Podemos reelaborar la frase de Federico II el Grande: “Si mis soldados pensaran, no quedaría ninguno en filas”, en esta otra: “Si los ciudadanos leyeran, no podría manejarlos”.
La cuestión no concluye aquí: tenemos el problema de la verdad y de la objetividad que, siempre es escabroso.  La honestidad está en contradicción con la falsedad de la noticia, con la ocultación de datos y sobre todo con el mercantilismo de la información.
 ¿Existe la objetividad absoluta en la información? Cuando tratamos de cualquier asunto somos portadores de nuestra ideología. Significa que, si no podemos ser objetivos, todo se relativiza ya que hay variables que  ponen en peligro la verdad de la noticia.
Cuando se ofrece una noticia o una parte y no otra es por alguna razón. Cuando una noticia se escribe y se hace siguiendo unas pautas concretas, es también por algo. Existe una finalidad, un  objetivo que, a la postre, da sentido a todo lo que hacemos. Por ello podemos entender, pero no aceptar, que una noticia pueda ser considerada contraproducente por las autoridades si va dirigida a una población psicológicamente poco preparada. A esto podemos responder que quizás sean las propias autoridades las que están poco preparadas para aceptar la respuesta que la población dé a las noticias que ha recibido.


... / ...

 

La marcha agónica

    Cristian Díaz Rodríguez 


El silencio retumba más que los gritos cuando lo que está en juego es todo nuestro futuro. La inoperancia fulmina nuestras esperanzas de cambio. Tranquilo, no te pongas nervioso, sólo perdemos: el trabajo, la casa, la educación pública y la sanidad pública. Las carreteras se agrietan sin que nadie las arregle a costa de nuestra seguridad. Ante esta situación ¿qué han hecho los gobiernos? Es muy sencillo, se han preocupado más de pagar la deuda que de sus ciudadanos -como demuestra la reforma de la Constitución-, nos han intentado acallar con dureza policial en las manifestaciones y con la rotunda y nefasta afirmación de que "no hay alternativa". Es cierto, no la hay. Si nuestro modelo de Estado se sustenta en el pilar de la construcción masiva de pisos en los pueblos costeros y en las villas cercanas a las ciudades más importantes… pues no, no hay alternativa posible. Mucha gente aún está esperando a la próxima burbuja inmobiliaria, muchos compran casas para venderlas en épocas de bonanzas y forrarse con los beneficios. Tampoco hay posibilidad de practicar otras políticas, si nuestros gobiernos quieren que la riqueza crezca sin límite. Ya no les importa tanto el medio ambiente, ya no les importa la dignidad del trabajador ni a unos ni a otros, lo único que quieren es que el empresario extranjero invierta en España a toda costa, bajar los índices de paro, aunque sigan creciendo los de pobreza ¿Qué han hecho los gobiernos para que regrese a las arcas públicas el dinero negro? Una amnistía fiscal. Unos hicieron hasta dos, otros la disfrazan con nombres que no engañan a nadie y mientras tanto el que religiosamente paga sus impuestos se calla, agacha las orejas y sigue pagando ¿Qué han hecho y hacen los gobiernos con los empresarios que no pagan sus impuestos en España? Pues lo que hacemos todos, sonreír y vanagloriarnos de que un español es exitoso como si sus victorias nos llenaran las neveras a los demás. Una mención honorífica merece el caso de los clubes de fútbol. Algunos de estos tienen deudas con el fisco de millones y millones de euros. Ahora bien, nadie sale a la calle a decir que estos clubes se cierren, que no se les permita competir, ya que no hacen lo que el resto de los españoles hacen pagar a Hacienda. Me temo que si algún club de primera división o la misma liga se cerrara porque los clubes no pagaran sus impuestos, millones y millones de personas se echarían a la calle para luchar por su circo, aunque por el pan ya no estoy muy seguro de que quieran luchar… Pero aún se ve luz, aún hay esperanza, todavía no está todo perdido. El 15 de marzo de 2011, después de la primavera árabe, unos locos salieron a la calle con ánimo de acampar en el espacio de todos, en la vía pública, más concretamente, en la Puerta del Sol. Se puede estar de acuerdo o no con reivindicaciones o no, se pueden asumir sus eslóganes o no, pero hay que reconocer que demostraron que hay una parte de la sociedad enfadada, triste y harta de la situación que vive España. Mediante la manifestación pacífica y sus gritos mudos nos enseñaron que los jóvenes si se enteran de la situación y que no están de acuerdo con ella. El 15-M ha dado paso a multitud de asociaciones que velan por los derechos de los ciudadanos, a otras que intentan ingenuamente que sus vecinos no se queden sin casa. Nos queda tanto por hacer,.. Nos queda tanto por recorrer… Deberíamos de empezar ya. Construyamos entre todos un mañana del que nos podamos sentir orgullosos.

- 2 -

 

El Rajoy (El Rajao)

     Javier Ruiz-Medrano Lucas 


Es increíble que a pesar de ir cumpliendo año tras año, las personas, yo el primero, caigamos en los mismos errores reiteradamente. Un dicho popular asegura que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. A lo largo del tiempo he constatado que no son dos veces las que se tropieza sino infinidad de ellas. Y lo malo es que no aprendemos. Se vuelve a dar la situación y volvemos a las mismas. Yo no se si no tenemos memoria o no nos interesa tenerla, el caso es que vemos la piedra y nos la comemos enterita todas las veces que nos encontramos con ella.
El porque digo esto paso a explicarlo a la voz de ya. Estoy profundamente defraudado con la gestión de Mariano Rajoy. No porque no supiera lo que iba a pasar cuando alcanzara el poder, que lo sabía, sino por la desfachatez con la que esta incumpliendo punto por punto su pretendido programa electoral. Es que según van pasando los días va desmontando todas sus promesas y en un año que lleva en la poltrona esta imitando punto por punto la política del que yo creía su nefasto antecesor, que a la postre va a ser mejor que él y mira que era difícil. Este hombre (el Mariano digo) va a ser capaz de dejar España como un solar con tal de controlar el "Déficit". Le han dicho sus jefes europeos, han leído bien, sus jefes, que tiene que hacer no se que políticas de austeridad y él obedientemente está mandando a medio país a las colas del paro. Por medio de lo que él llama "ajustes" se está cargando la actividad en todos los ministerios. Bueno en todos no. En el de hacienda han redoblado sus esfuerzos para pillar los cuatro euros y medio que defraudan los que todavía trabajan, que cada vez son menos y en la DGT, que no es un ministerio pero como si lo fuera, siguen poniendo multas hasta por respirar. Pero los ministerios que gastan, léase educación, sanidad, fomento y demás están con telarañas en las cajas. El resultado es palpable, la infinidad de empresas que prestan sus servicios a estos ministerios están recortando plantillas cuando no cerrando directamente. Esta es la política de altura del señor Mariano Rajoy escoltado por sus inefables Luís de Guindos y Cristóbal Montoro. Es la política del puño cerrado (esto no gustará a la derecha) no se gasta un euro y así no hay déficit. Y les parece bien. Hasta un niño de nueve años sabe que si no hay actividad económica no se generan impuestos que cobrar, que no hay ni IVA, ni IRPF, ni impuesto de sociedades que llevarse a la boca, pero éstos no, éstos piensan que la empresa privada les va a sacar las castañas del fuego y es todo lo contrario. La empresa privada está solo pensando en hacer EREs y ver como se libra de los trabajadores que la sobran y las más grandes acabarán marchándose de un país donde no hay consumo ni trabajo. Una cosa es recortar sueldos estratosféricos de políticos desocupados, coches oficiales, dietas sospechosas, fiestas y saraos de todo tipo y otra es cepillarse las líneas de producción con el consiguiente envío de verdaderas multitudes a las ventanillas del INEM. Yo no soy economista, ni pretendo serlo, pero es obvio que seis millones de parados no es la receta para salir de la crisis. Es que esto me recuerda a aquel que decía que la epidemia estaba controlada cuando ya no había gente para que se muriera. De seguir con esta política nos pasará algo parecido, controlaremos el déficit y tendremos a la mitad de la población activa parada. El señor Rajoy y sus correligionarios piensan que esto es así y como aquel almirante español del siglo XIX estima que más vale honra sin barcos que barcos sin honra. Ha perdido los barcos a la primera de cambio (un millón y pico más de parados además de incumplimiento flagrante de promesas electorales) y acabara perdiendo también la honra si es que no la ha perdido ya. ¿Para esto le han votado a usted tantos millones de españoles señor Rajoy? ¿Hemos vuelto a tropezar en la piedra de creerles a ustedes cuando decían que tenían receta para todos nuestros males? Pues sí, hemos tropezado. Pero tampoco se lo cuestione mucho, volveremos a tropezar. Nos tienen ustedes inmersos en una democracia de tres al cuarto en la que nosotros solo les legitimamos cada cuatro años y ni siquiera nos damos cuenta de que nos da lo mismo quien gobierne, lo que diga o lo que prometa. La gente le ha votado, señor Rajoy, porque creía que usted iba a paliar los estragos que esta crisis esta produciendo en la sociedad española. Pero usted no ha paliado nada. Usted ha aumentado todos los indicadores de la pobreza y en algunos casos ya estamos rozando la miseria directamente. Usted ha elevado las cifras del paro hasta límites difícilmente creíbles hace un par de años. Usted ha subido los impuestos hasta cotas que nunca imaginé. Usted ha congelado y disminuido las pensiones. Ha suprimido una paga a los funcionarios alegremente. Ha recortado presupuestos en servicios básicos del estado como son la educación y la sanidad. Y usted consiente que los bancos no den un solo crédito a las empresas. Consiente que las empresas grandes sigan pagando a las pequeñas a seis, siete u ocho meses. Consiente que tengamos que ingresar el IVA meses antes de cobrarlo. ¡Consiente tantas cosas¡ ¿Pero que vamos a esperar de usted sr. Rajoy? Usted sigue aferrado a las políticas neoliberales del sr. Aznar que para eso le puso en el machito. Hemos tropezado con usted sr. Rajoy. No se preocupe, volveremos a hacerlo. Somos buena gente y olvidamos rápido.


... / ...

 

De Andar por Casa

La Batalla de Brunete

      A. Rodríguez 

Desde hace unos años y casi de manera casual me vi inmerso en un grupo de investigación específico de una de las batallas más sangrientas de nuestra guerra civil: La batalla de Brunete.   Desde entonces y a pesar de las dificultades para llevar a cabo tal estudio, le he dedicado mucho de mi tiempo libre y el esfuerzo constante que se me requería desde el grupo.  A pesar de haber realizado este trabajo de manera altruista y con el único objetivo de saber y conocer a fondo tal acontecimiento, me ha aportado beneficios inimaginables que han servido para destrabar y poner un énfasis extra en mi vida, no solo en conocimiento y amplitud de relaciones sociales, sino también y de manera muy especial en emociones.  El aprendizaje adquirido poco a poco en el reconocimiento del campo de batalla, el estudio y la clasificación de los archivos consultados,  entrevistas, rutas, los libros y los textos editados tanto por historiadores como por los propios protagonistas, las fotografías y las distintas conferencias que se iban dando sobre el tema, me han ido calando y fascinando a la vez que me conectaban con otras instituciones y otras personas vinculadas, abriéndome paso a un abanico de líneas de investigación que han hecho de la tarea una labor apasionante.
Es difícil expresar con palabras la emoción en los ojos de una hija, cuando 74 años después, le entregamos el documento que atestiguaba la muerte en combate y el lugar de enterramiento de su padre, al que no había conocido y no había vuelto a saber nada de él desde aquella batalla.  Es muy complicado describir los sentimientos de un hijo al que acompañamos al lugar, tal vez a la trinchera, donde cayó su padre.  Ni que decir tiene,  las conmovedoras lágrimas de un anciano veterano de guerra, que nos contaba como los sanitarios se llevaban a su hermano herido de gravedad en combate y del que nunca más supo de su paradero. 
No entiendo como aún todavía queda gente que se niega y pone trabas a la recuperación de la memoria histórica, a esas emociones y a conocer de una vez por todas, "todo" lo que ocurrió en aquella fatídica guerra.


- 3 -

 

     G. Malanda  

 



 ,,, / ...

 

Elecciones

  Marta Catalán  

 "Lo estoy leyendo porque lo está leyendo todo el mundo". "Compro ropa barata porque, total, cuando se rompa me compro más y así sigo yendo a la moda". "Al final vimos ese programa porque lo que echaban en las otras cadenas era aún peor". "Si lo anuncian en la tele será mejor que esta otra marca que no conoce nadie". "Mi novio no va a querer tener hijos, pero la convivencia nos está yendo tan bien..."
Me pregunto si quien dice esas cosas realmente toma sus decisiones basándose en un único criterio (¡y vaya criterios!), o si símplemente no quiere dar muchas explicaciones...
Yo soy una persona indecisa. Unas veces porque no tengo información suficiente para saber qué opción es la mejor. Otras veces porque aún sabiendo los pros y los contras no soy capaz de determinar qué peso asignarle a cada uno ("¿este 'pro' es tan pro que debería valer como cinco 'contras'?"). Otras veces todas las opciones disponibles me parecen taaan malas... que ELIJO no elegir ninguna, y esperar a que por arte de magia se me presente la opción ideal, lo que casi siempre es frustrante, y bastantes veces es aún peor que cualquiera de las opciones descartadas.
Éste será uno de los propósitos de este año: llegar a ser una persona más resolutiva. Y lo voy a lograr, porque voy a aplicar un método infalible. ¿No os pasa a veces que descubrís una canción que dice exactamente cómo os sentís, mucho mejor que vosotros mismos? Pues yo he leído algo que es justo lo que intuía pero no sabía expresar. No es nada del otro mundo: es tan sencillo y eficaz como una rueda. La mejor opción será la que se parezca más a un pastor alemán. Me explico: según he sabido, parece ser que todo el mundo está de acuerdo (y mira que es raro que todo el mundo esté de acuerdo en algo) en considerar al pastor alemán el mejor perro que existe, porque NO es el número uno en nada... pero es el dos en TODO.
¿Qué opciones hay? Éstas. ¿Qué aspectos considero importante valorar? Éstos. ¿No estoy segura sobre algo en concreto? No importa: el conocimiento no es mucho mejor que la intuición; puede haber espacios en blanco. La MEJOR opción será siempre las más versátil. (¡Y descartarlo todo puede ser lo mejor también!). Ya está. Pasamos al siguiente problema.

,,, / ,,,

A menos que no lo sea


    Regino Marmol  

Somos muchos los que nos quejamos de nuestros políticos, de sus malas prácticas y abusos. Nos quejamos de que nos mienten, de que nos roban y expolian. Nos cabrea que ayuden a sus amigotes, que nos prometan tratándonos de imbéciles. Que el dinero sea su único gobierno y lo público su cortijo privado. No entendemos que a cualquier tonto del culo que la pifie en la gestión pública se le premie con un alto cargo en una multinacional privada como moneda de cambio. Nos indigna que gobiernen para que las personas estén al servicio de la economía y no al revés.
Pero después de quejarnos y cabrearnos ¿qué hacemos para cambiar las cosas? mejor aún, ¿qué estaríamos dispuestos a hacer?
Imaginemos por un momento que el administrador de nuestra comunidad de vecinos, además de compartir la mesa con el presidente y secretario del bloque en las juntas, girarnos las cuotas de la derrama mensual y solucionarnos de vez en cuando algún problemilla que otro, metiera la mano en la caja, su sueldo se lo asignara él mismo, el coste de mantenimiento del edificio además de estar inflado descaradamente se lo adjudicase a la empresa de su cuñado; y la piscina y pista de pádel de las zonas comunes  las privatizara argumentando que la única forma de poder mantener estos servicios abiertos es adjudicando la gestión a una empresa privada, de la que casualmente su querida esposa es consejera-delegada. ¿No sería motivo suficiente para reconsiderar, cuando menos, si le seguimos manteniendo al frente de nuestra hacienda? Salvo en tres supuestos que se me ocurren: que seamos gilipollas, que seamos amigotes del susodicho o que seamos muy gilipollas,  lo lógico sería echarle, no digo a hostias porque me contengo, pero casi.
También podría haber otra posibilidad, que todos estemos hechos de la misma pasta y estando en su lugar actuáramos de igual forma,  y por tanto esta permisividad que tenemos ante tanto mamoneo la consideremos cuasi normal. ¿Cuantas veces habremos escuchado en boca de algún conocido "listillo" -¡puesto en su lugar haría lo mismo!- y los de alrededor le rieran la gracia sin rubor alguno? Seguramente más de una.
¿Y no será ahí donde radique el problema? Pensemos que los políticos salen de entre nosotros. Son nuestros vecinos, han estudiado en nuestros colegios, se han formado una carrera en nuestras mismas universidades, han trabajado en nuestras empresas (bueno algunos han trabajado poco fuera de la política), sus hijos van a los mismos colegios que los nuestros, quizás hasta tengamos familiares o amigos inmersos en esa noble tarea de servicio público (para muchos, pero desgraciadamente no los suficientes).
Quizás la solución para cambiar esto esté dentro del mismo problema como en tantas otras circunstancias. Despreciando esas malas prácticas, deshonrosas y faltas de cualquier enseñanza que quisiéramos inculcar a nuestros hij@s, sería todo más fácil de lo que pensamos. Se correspondería con lo que queremos y el sistema, este adulterado sistema, tendría los dirigentes políticos elegidos también de entre nosotros, pero esta vez sintiéndonos orgullosos de ellos. ¡No vá ná!


- 4 -



   Estamos también en: 
 

 Solicita Suscripción Lista Correo 


ateneo.navalcarnero@gmail.com 

Envíanos un correo electrónico poniendo en Asunto: suscripción y recíbelo en tu correo periódicamente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada