viernes, 18 de abril de 2014

Año III Núm. 20 - Marzo 2014

El 22M, la dignidad y 1 millón de fantasmas

.  Sergio Gras  .

La sabiduría popular afirma que "no hay mayor desprecio que el no hacer aprecio" afirmando que la respuesta más ofensiva ante una manifestación molesta e incómoda, es contestar con absoluta indiferencia y soberbia, para tratar de aparentar una cierta superioridad moral. Que algunas personas actúen de esta manera en lo cotidiano, se comprende. Pero que un gobierno democrático desprecie así a casi una decena de marchas, durante 3 a 4 semanas y formada por varios millares de personas, resulta muy esclarecedor sobre su talante. Más aún cuando hace oídos sordos a la enorme manifestación final que tuvo lugar el 22 de marzo en Madrid, en la que se congregaron 1 millón de ciudadanos para proclamar el derecho a la dignidad, a favor del pleno empleo digno, y en contra de los recortes en asuntos sociales públicos, de las libertades y de la impagable deuda por la ayuda a los banco.

Por otro lado, es necesario destacar el silencio y la desinformación de todos los "Medios de Comunicación de Masas, ya sea televisión, prensa escrita o radio (salvando algunas excepciones). ¿Alguien tenía dudas del férreo control y de la censura en los medios de comunicación masivos? Se entiende que, según la línea editorial de una empresa de información, se apoye más o menos algunas determinadas noticias. Pero que más de un millón de manifestantes pasen desapercibidos es muy difícil de explicar sin utilizar unos términos que creíamos ya erradicados: CENSURA Y DISTRACCIÓN.

Si todo el mundo tiene asumido el significado de la CENSURA como la omisión de determinadas informaciones para que no se difunda, la DISTRACCIÓN emplea técnicas mucho más sofisticadas. Coloquialmente, la distracción es una técnica que se puede explicar de la siguiente manera: si tienes un pequeño dolor en la mano por un golpe, esta desagradable sensación desaparecerá de tu mente si recibes otro dolor más fuerte en otra parte de tu cuerpo. Sencillo y efectivo. De modo que, si tienes una molesta manifestación de un millón de ciudadanos que te va a paralizar la principal arteria da la capital de la nación durante medio día, enarbolando un lema tan impactante como efectivo: DIGNIDAD, es imperativo lograr una gran distracción que lo cubra de una gran cortina de humo y la ningunee: unos disturbios violentos son perfectos.

No parece tan descabellado suponer, y entramos en conjeturas, que la actuación de la policía podría haber sido más habilidosa para evitar las escenas de violencia. En este punto, me asaltan varias preguntas: ¿para qué se infiltran policías entre los violentos?, ¿cómo pueden quedar aislados un grupo de antidisturbios durante tanto tiempo?, ¿querían estimular a los violentos colocando a los antidisturbios en una posición de debilidad? ¿Cuál fue la verdadera estrategia utilizada por los mandos de la policía y las instrucciones de origen político? Hay muchas más preguntas, pero con estas ya tenemos material para reflexionar.

Otro aspecto de la manifestación del 22M es la asistencia. Como siempre, cifras dispares son arrojadas por un lado y otro. Podríamos destacar las cifras extremas, empezando por los 50.000 asistentes según El País, hasta los 2,5 millones de algunas de las organizaciones convocantes. La cifra de El País es un desprecio a la ciudadanía y demuestra que nos toman por tontos: 50.000 asistentes representa algo más del 50% del aforo del Santiago Bernabéu. ¡Ridículo! Por otro lado, los 2,5 millones de asistentes es una exageración (que responde a la provocación de la primera cifra). Una cifra más real es la que resulta de un análisis de la superficie ocupada y que arroja una asistencia que rondaría entre los 800.000 y el 1,2 millones de manifestantes, cifra de por sí espectacular: significa que de cada 100 españoles, entre 2 y 2,5 ciudadanos se encontraban en la manifestación del 22M reivindicando la DIGNIDAD del pueblo.

Es muy triste y preocupante tener que constatar que, una vez más, los noticieros y la prensa extranjera se hicieron eco con más fidelidad y realismo de la importancia de esta manifestación, recalcando la espectacular asistencia. Recuerda la época de la dictadura. Para los MEDIOS españoles, en la manifestación del 22M, la DIGNIDAD de los españoles estuvo representada por un millón de FANTASMAS.
... / ...

La hora del café

.  Mis Marple  .

- Me cuenta mi hijo que hace unos días, a unos amigos suyos que, al parecer, tienen la "peligrosa" costumbre de jugar al baloncesto en el patio de un colegio,  se les acerco la guardia civil a preguntarles que qué estaban haciendo ahí. Claro, el problema es que estaban en un recinto escolar. Tuvo que salir el conserje para explicarles que no había ningún problema y tenían permiso. Y yo me pregunto ¿qué actividad es esta de jugar al baloncesto que consiguió llamar la atención y alertar a la guardia civil?

- Bueno, la guardia civil está para vigilar.


- Estoy de acuerdo, pero, insisto, es que estaban jugando al baloncesto, y no peleando o dando patadas a algún mobiliario urbano, ni siquiera discutiendo: sólo jugaban al baloncesto. Porque, que yo sepa, en este precioso pueblo adornado de todos los adornos posibles: rotondas, esculturas, pinturas, parques temáticos, etc., no hay más que una sola cancha de baloncesto, dentro de un polideportivo, algo escaso para una población como la nuestra. 


- Es que parece que el pueblo está más enfocado a parecer bonito, que a poder disfrutar de él.


- Así es. ¿Y que hacemos con la gente joven? Mejor que estén en los bares, o en el rincón más alejado de cualquier parque, para que no molesten. O mejor aún, que desaparezcan, no vaya a ser que sigan con esa "peligrosa" actividad que consiste en tirar balones hacia un aro, en unos recintos deportivos que no se pueden utilizar fuera del horario escolar.  
- 1 -

¿ARTE?

. Aristarco Milton  .

Cuando Vincent Van Gogh murió, su obra era desconocida. No vendió ningún cuadro en su vida, aunque al parecer su hermano Theo le había comprado uno. En Arles, los pobres campesinos usaban sus pinturas para evitar que entrara el frío por las ventanas  rotas. Él pensaba que nada hizo bien durante su vida: en las cartas que mandaba a su hermano le decía que incluso al intentar suicidarse había errado por no haber disparado con puntería, aunque poco tiempo después murió. Hoy sus obras son valoradas en el mundo entero. En Ámsterdam hay un museo inmenso dedicado solo a sus obras, más visitado que el Rijksmuseum de esta ciudad. Durante muchos años, he paseado por  la famosísima feria de arte de Madrid "Arco" en la que se exponen las últimas  obras de muchísimos pintores. Al ver estas obras se siente pena, mucha pena: es el mercantilismo del arte, a cualquier cosa se le llama arte, hay mucha basura al lado de obras verdaderamente extraordinarias, las menos a mi parecer. Los supuestos artistas son unos señores que se visten procurando llamar la atención, la cabellera con muchas puntas, casi siempre decorada o teñida para darse un cierto carácter. Resulta positivo llevar algún pendiente llamativo o algún tatuaje clarificador, algo de ropa fosforescente y con todo, eso no es no es lo peor, lo que llama la atención verdaderamente son las obras, lo importante es llamar la atención, hay que ser originales , únicos, distintos aunque sean grotescos o patéticos, pero no importa pues a su lado están los marchantes, los que venden el producto, porque el producto no es la obra en si, es también el pintor;  luego está el público, esa masa ingente de personas que parecen alimentar con sus miradas el indecoroso fin de sus visitas, la democracia del arte, cualquiera puede decir cualquier cosa o pintar cualquier cosa que todo vale, todo es arte y los críticos, esos señores que dan y quitan prestigio, esos que nos recuerdan la obra de Buero Vallejo titulada "Dialogo secreto", ese crítico de arte que es daltónico. Los críticos con palabras grandilocuentes  disertan sobre lo mediocre y lo engrandecen, hablan del gesto de un Andy Warhol como si hablaran de "la balsa de la medusa" de Gericault. Qué poco hay rescatable, cuánta superficialidad, cuánta indignidad, la misma que hace que se valore la obra de Miró, un mediocre absoluto que solo copió trozos de la obra de Kandinsky, que  no sabía pintar ni tampoco dibujar, aunque algunos académicos y doctos profesores de universidad de Bellas Artes  afirman que su composición es lo más de lo más y que pensarían al leer estas líneas:" ¿Pero qué dice este ignorante fantoche?".

 ¿Saben ustedes que el genio inmenso de Picasso se reía del mundo afirmando que mucho de lo que pintaba  era muy malo pero que gustaba y además le pagaban mucho dinero por ello? Picasso era una artista inmenso: a los doce o trece años ya  era capaz de pintar lo que quería, durante muchos años su trabajo fue sincero, tenía sentido, cierto es que la época cubista no es original suya, Juan Gris fue el genio creador, pero el Guernica  sostiene por si mismo toda la vida de un artista, después de ella el pintor malagueño se rió de la gente y del arte. Conozco pintores increíbles que hacen obras sobrecogedoras  a los que no conoce casi nadie y pavos reales que no hacen nada digno, con mucho peso de artista, zapatos amarillos fosforitos, con un prestigio y un caché desmesurado, que venden todo lo que hacen, es el mercado nauseabundo.

 Qué grande es la obra de arte y qué desprecio produce casi todo lo que rodea hoy al arte. Es una vez más el triunfo de la mediocridad.
... / ...

Abril 2019

.  Régulo  .

La llamada Segunda Transición Española continuaba siendo objeto de debate en todos los parlamentos democráticos. Los medios de comunicación de todo el mundo analizaban y especulaban acerca de cómo aplicar en sus países políticas tan acertadas. 

Llamaba especialmente la atención el conocido como "manifiesto de la concordia y la renovación "

A finales de 2014 se anunciaba con satisfacción el crecimiento del PIB, el incremento de la balanza de pagos. El desempleo, si bien descendía ligeramente, no desaparecia del  horizonte  y la situación de las familias sin ingresos empeoraba día a día. Simultáneamente la agitación en la calle propiciaba una violencia cada vez más incontrolada. Las cifras macroeconómicas no aliviaban la situación de las empobrecidas clases medias. Los procesos por corrupción de la clase política seguían siendo portada de los diarios, en un clima de saturación tal, que los nuevos escándalos solo servían para eclipsar los anteriores, en sus largos procesos judiciales.

En este clima de descontento generalizado, de crispación, y de pesimismo, saltaron a las redes sociales las declaraciones de un grupo de jubilados de distintas ideologías a una emisora de radio local.

Pronto los columnistas y tertulianos habituales fueron haciendo suyas las propuestas expresadas y estas calaron profundamente en las bases de los distintos partidos generando un esperanzador deseo de renovación.

Numerosos miembros de distintos partidos declararon públicamente, al margen de sus dirigentes, el deseo de actuaciones conjuntas con el fin de acabar con la patológica endogamia de sus  cuadros.

En ese ambiente de optimismo constructivo apareció el citado manifiesto, que dio lugar a cambios verdaderamente notables.

En un periodo sorprendentemente breve se celebraron congresos extraordinarios en los que se instó a los eternos dirigentes de partidos y sindicatos a dimitir, dejando paso a las nuevas corrientes. El partido en el gobierno no fue ajeno a estos acontecimientos. El Parlamento se vio obligado a aprobar una reforma constitucional que con un sorprendente respaldo popular alumbró una nueva forma de gobernar. Las mayorías absolutas dieron paso a consensos en los que los acuerdos entre los diversos grupos producirían con celeridad una marea legislativa absolutamente renovadora. Los Ayuntamientos y Comunidades Autónomas dieron entrada en sus órganos de gobierno a representaciones vecinales, comarcales y de empresarios. Desde el gobierno del país se impulsó el empleo público dinamizando así la economía y las políticas sociales dieron trabajo a nuevos colaboradores en este sector.

Por vez primera se llegó a un gran pacto político por  la educación, en el que no solo se atendía a criterios académicos sino que se priorizaba una formación integral del estudiante como instrumento al servicio de la igualdad de oportunidades y de la supresión de bolsas de marginalidad. Especial atención se prestó a la conservación del medio ambiente, propiciando la repoblación de comunidades rurales y ampliando el campo de acción de los servicios públicos. De la Administración de Justicia se eliminaron los  mecanismos que facilitaban el control político de la judicatura y de sus instrumentos de gobierno. En lo referente a controles, el ejecutivo, la banca, sindicatos y demás instituciones se  vieron sometidas a rigurosos métodos de transparencia.

La innovación más aplaudida y que se reveló como verdadera inspiración de la nueva democracia fue la incorporación al sistema de personas elegidas por organizaciones ciudadanas y colegios profesionales para funciones de asesoramiento y control de las distintas administraciones.

El nuevo sistema aporto una sustancial mejora en la aplicación de los recursos públicos, con especial hincapié en actuaciones de formación y educación, de políticas de redistribución de rentas, supresión de economías sumergidas, creación de empleo. .. y como algo que el mundo observaba atónito, que en el juego político, partidos e ideologías perdieron protagonismo frente al consenso y el compromiso colectivo de ciudadanos y gobernantes.

Hoy, en abril de 2019, superadas crisis económicas, financieras y políticas, vemos con optimismo fundado el futuro y las nuevas generaciones toman el relevo para continuar construyendo una sociedad justa, solidaria y con un proyecto común.
- 2 -

Tecnología de barro

.  Javier Ruiz-Medrano Lucas  .

He perdido la cuenta de los años que llevamos instalados en una especie de Guerra de las Galaxias, en la que se nos ha hecho creer que todos nuestros movimientos sobre la faz de la tierra estaban siendo vigilados por multitud de ojos en forma de satélites que podían comprobar hasta cuando salíamos al balcón de casa a fumar un cigarrillo. Hace ya la tira que Ronald Reagan convenció a Gorbachov de que sus misiles inteligentes podían anular el poder nuclear de la Unión Soviética por medio de las excelencias de la técnica americana. Desde hace un montón de tiempo nos han hecho creer que cualquier sitio recóndito del planeta era observado y fotografiado con la máxima precisión, llegando incluso a decir que podrían leer una hoja de periódico desde el espacio. En fin, que nos ha vacilado un montón, más o menos como siempre. A fecha de hoy hace veintitantos días que el vuelo MH-370 de Malassyan Airlines se halla desaparecido en algún lugar del que, después de tanto tiempo, no tenemos noticia. Decenas de satélites, barcos y aviones son incapaces de localizar una nave de ciento y pico metros de envergadura en el océano Índico. Estos que leían el periódico desde 30 km. (según ellos) de altura no encuentran un avión lleno de instrumentos informáticos, amén de cajas negras y de toda la parafernalia de seguridad que aseguran que llevan a bordo cuando en un despiste se nos ocurre montarnos en uno. No se porqué pero me da la impresión de que de toda la tecnología que nos han hecho creer que tenemos solo poseemos la mitad de la mitad. Ya cuando los Estados Unidos se pasaron varios años en la busca de Bin Laden sospeché que esos espías y esos medios tecnológicos de los que presumen los yanquis estaban más cerca de Mortadelo y Filemón que de las maravillas que nos querían hacer creer. Crédulos que somos vaya. Nos han hablado tanto de las bombas inteligentes (apuntan a un farol y matan a una vieja) de los misiles intercontinentales, de los ordenadores superpotentes, de los robots maravillosos (drones) y de la guerra quirúrgica que ya estábamos todos creyendo que las novelas de ciencia-ficción eran una antigualla del pasado. Pero la cruda realidad es otra. Resulta que el océano Ïndico es muy grande y muy profundo y el avión muy pequeño para encontrarlo en esa inmensidad. Resulta que la caja negra cuando está sumergida a unos miles de metros es poco menos que ilocalizable y resulta que los satélites son más miopes de lo que todos creíamos. Total, que de momento no hay avión. Ni rastro siquiera que nos indique donde se encuentra. Lo que hay son los familiares de trescientas y pico personas al borde de la desesperación ante la falta recurrente de noticias y también hay un ridículo internacional de un ramillete de países que son incapaces, a día de hoy, de dar alguna respuesta que no sean fotos tomadas desde el espacio de restos de dudosa procedencia. Esta es nuestra tecnología señores. Este es el siglo XXI de la explosión tecnológica. Todo fanfarria y autobombo para sumergirnos en un nirvana que no existe. Nos han hablado tanto de nuestro dominio sobre el planeta, sobre sus mares, sus ríos, sus lagos y sus montañas que algunos habíamos empezado a creerlo. Aunque lo estudiamos en la escuela hemos olvidado que los océanos representan tres cuartas partes del planeta y que a día de hoy permanecen prácticamente inexplorados. Otro tanto ocurre con desiertos, selvas y cadenas montañosas. La humanidad esta restringida a vivir en menos de un veinte por ciento del planeta y esa es la zona que más o menos controlamos. Fuera de ahí parecer ser que somos unos inútiles, se nos pierden barcos, se nos pierden aviones y se nos pierde de todo. Y ese es el tema. Los ciudadanos con nuestros teléfonos móviles, nuestro Internet, nuestros televisores de plasma y toda la parafernalia que nos rodea nos pensamos que dominamos el mundo pero la cruda realidad es otra. Y sí, hemos puesto varios hombres en la Luna, hemos mandado unos aparatitos a Marte y la sonda Voyager ha abandonado el sistema solar, pero aún no conocemos lo que se cuece en la fosa de las Marianas o los bichitos que viven en las selvas del Amazonas. Somos presumidos ¿que no? Manejamos todos los cacharros que la técnica pone en nuestras manos pero no tenemos ni idea de cómo funcionan. Cuando algo falla, y en el avión de Malasia algo ha fallado, apelamos al "fallo humano" y nos quedamos tan panchos. Me viene a la cabeza un chiste que circulaba allá por los años setenta. Lo cuento. En el cuartel de la guardia civil de Cuenca se recibe un telegrama del instituto sismológico de los Estados Unidos. Decía así: "Se prevé movimiento sísmico STOP con epicentro en la ciudad de Cuenca STOP Rogamos informen de las medidas a tomar STOP". Tres meses después se recibe otro telegrama en el instituto sismológico, decía así. "Movimiento sísmico desarticulado STOP El Epicentro su hermano y dos más detenidos STOP No hemos contestado antes porque ha habido un terremoto de tres pares de narices STOP" A lo mejor todo esto del avión se reduce a algo parecido a la incompetencia de unos y otros. A pilotos y torres de control  que no son tan serios y aparentes como parecen. Pero no me negarán que el fracaso en la búsqueda del aparato es de los que levantan ampollas. Hay que subirse al avión  porque hay que subirse pero la tranquilidad para hacerlo está bajo mínimos. ¡Y lo que te rondaré morena!
... / ...

Quiero ser independiente

.  Cristian Díaz Rodríguez  .

Yo quiero ser independiente. Deseo alquilar o comprar una vivienda. Necesito emanciparme de mis padres. Tengo ya 29 años, pero no sé que es un trabajo fijo ¿Fijo? Suerte tengo, si sé que es trabajar… Con este panorama, mi familia tardará bastante tiempo en deshacerse de mí. Eso dicen cariñosamente cada vez que sale la Encuesta de Población Activa o los informes del Instituto Nacional de Empleo. No creáis que no busco trabajo, todos los días salgo a patearme la Comunidad de Madrid y visito de forma obsesiva las páginas web de empleo, pero ni aún sí encuentro faena. 

He llegado a pensar que es culpa mía; que no sirvo para esto de trabajar; y que crearé mi familia en la habitación donde duermo desde que soy niño. Mi resignación es tal, que aceptaría cualquier puesto y cualquier salario. Las condiciones ya no importan nada. Si quiero independizarme, sé que mis exigencias deben ser mínimas o ninguna. No son buenos tiempos para las reivindicaciones obreras. Tenemos Derecho a guardar silencio, cualquier palabra podrá ser utilizada en nuestra contra ante un ERE imprevisto. Y yo sigo aquí en el cuarto donde crecí, amarrado a mis más intimas posesiones la Play Station y la televisión con las que mato el tiempo libre que es ya una condena.


Admiro a aquellos que piden la independencia de sus comunidades autónomas. Sí, sí lo admiro. Ellos se sienten ultrajados por "no poder utilizar su lengua", por que "se sienten maltratados por el Gobierno de España" y porque "quieren gestionar sus recursos". Yo me rio cuando los escucho. Pienso que si Gobierno de España les tratase bien, sería discriminación positiva, pues no hay nada más español que sentirse despreciado, ninguneado y coaccionado por tus dirigentes. Es más, me atrevería a decir que si les tratasen bien, no serían españoles, sino alemanes. 


En definitiva, al igual que yo, estas comunidades deberán esperar mucho tiempo para poder alquilar su piso independiente al de papá. Quizás yo encuentre trabajo antes de que esto ocurra, y eso lo veo tan lejano… Ahora que he hecho esta comparativa me surge una duda: la gente de mi edad, ¿podrá dejar la casa familiar en estas comunidades antes que yo? Sería gracioso que pidiera su Gobierno la secesión de España, teniendo a todos sus jóvenes en casa de sus padres…



- 3 -
 .../ ...

   De andar por casa  .

Brisa fresca

.  Por A. Rodríguez .



Decía Ovidio que "La esperanza hace que agite el naufrago sus brazos en medio de las aguas, aún cuando no vea tierra por ningún lado".
   
Hace unos días acudía, como siempre que puedo, al reclamo de la compañía Tyl Tyl, me interesa especialmente esa constante propuesta suya "otro mundo es posible a través del arte".  He de reconocer que la llamada esta vez no me provocaba un excesivo entusiasmo, pero siempre confío en el buen criterio de elección de los programadores de esta sala.  Se trataba esta vez, de un concierto  recital a cargo de un grupo de jóvenes de la localidad.

Sorprendido de encontrar un aforo lleno acudiendo a un espectáculo lírico, y un tanto sobrepasado al reconocer que el público fuese mayoritariamente joven, decidí tomar asiento y leer el programa hasta que la luz fue apagándose para dejar paso al canto y a la magia.

Ya desde los primeros acordes musicales, que junto a unas copas de vino, fueron el motor y fusión de todo el espectáculo entre la lírica y las canciones,  supe que una vez más la elección había sido acertada.  Con creaciones propias, tanto poéticas como musicales, y con una humilde honestidad escénica, allí se desnudaron cuatro mozos para mostrarnos el alma sin ninguna timidez, con profundas reflexiones y con un lenguaje juvenil y hasta un tanto soez.  Un grito unísono de amores y desamores, de belleza, de reivindicaciones sociales y culturales, de esperanza y de alegría llenó la sala, y entre juegos y lances coloquiales pero con un código bien hilado, consiguieron mantener la expectación del público en un clima de emoción constante.  La guinda la puso una dulce voz femenina y una violinista que también quisieron unirse a la fiesta.  El resultado fue una delicia que obtuvo de recompensa un fogoso aplauso final.

Puede parecer baladí, pero cuando pensaba que este modelo de globalización neoliberal donde no hay sitio para la creación y el arte, había contaminado de lleno a la gente joven y que la poesía había dejado de ser un arma cargada de futuro, aparece como brisa fresca esta retrospectiva mirada que hace sustentar la esperanza de que al pensamiento aún le queda vida.   Esperemos que el poeta no tenga que detenerse aunque las palabras sean las balas que cargan el fusil que lo apunta.
... / ...

Seguimos eligiendo a los ladrones

.  Regino Marmol  .

Hace más de dos mil años Pilatos preguntó a la multitud: "¿A quién queréis que suelte?" Y el pueblo clamaba: "¡a Barrabás, al ladrón, a Barrabás!".  Hoy veinte siglos después seguimos eligiendo a ladrones, corruptos y truhanes, y así nos va. 

Nos pasa en política. Los valencianos eligieron mayoritariamente a los populares a pesar del Fabra, Gurtel... Los andaluces dejaron el poder a los socialistas sin apenas importarles lo de los ERE. En Cataluña ni te cuento, les importa un pimiento los escándalos de Convergencia, y del 3% ya ni se acuerdan. Y así podríamos ir haciendo procesiones por toda la península ibérica hasta hartarnos de los pasos. Pero también nos pasa con la banca. Estafan a sus clientes con preferentes o con cláusulas suelo en las hipotecas y seguimos trabajando con esas entidades como si nada hubiera pasado. Es como si algo nos impidiera elegir bien. Es difícil a priori saber que pueden hacer unos y otros. Pero al menos no deberíamos volver a elegir  salvar a Barrabas, aunque solo fuera por saber que se siente cuando gobiernen aquellos que merecen el odio de los que envenenan al pueblo, de los que le roban, de los que le toman como cosa explotable. Tú eliges.
- 4 -

  Estamos también en: 

 

 Solicita Suscripción Lista Correo 


ateneo.navalcarnero@gmail.com 


Envíanos un correo electrónico poniendo en Asunto: suscripción y recíbelo en tu correo periódicamente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada