jueves, 12 de junio de 2014

Año III Núm. 22 - Mayo 2014

Por una sociedad de las personas. 

No de los capitales

.  Sergio Gras  .
 
En la actualidad, cuando observamos lo que está pasando a nuestro alrededor, nos quedamos atónitos al comprobar que vivimos inmersos en una realidad que no se entiende, a la que no encontramos sentido, y no podemos por menos que preguntarnos: ¿qué está pasando? ¿Cómo hemos llegado a convivir en una sociedad humana, que es inhumana con sus miembros? ¿Cómo hemos logrado una comunidad que ayuda y protege su banca, a sus capitales, a sus "ricos", en perjuicio de sus ciudadanos, en particular de los más desfavorecidos? Surgen muchas más preguntas de este tipo, profundas, angustiosas, preocupantes, que desvelan un hondo malestar ciudadano, que no es más que el reflejo de una sociedad superficial y ególatra, volcada a lo aparente y vano. En un entorno así, con un planteamiento de convivencia basado en estas características, la frustración y la insatisfacción se apodera de las personas y las llena de angustia y miedos. La competitividad y la envidia llena los corazones y nos obliga a vivir en constante tensión, estresados, y vacíos. ¿Por qué?
En mi opinión, la respuesta es muy compleja pero, al mismo tiempo, muy sencilla: la sociedad occidental, en la que nos ha tocado vivir, está enfocada a beneficiar los capitales, al dinero, a la fría y despiadada generación de beneficios, y no a las personas, a los seres humanos, al calor de la convivencia, a la creatividad por placer o a cualquier actividad por vocación. Por algo estamos viviendo el auge del capitalismo a ultranza, del liberalismo exacerbado, opuesto absolutamente a un interés de convivencia humana, en el que se tenga en cuenta el bien común, es decir, el bien de la mayoría, el beneficio de los ciudadanos que, en definitiva, son los que realmente lo hacen todo posible con su trabajo y su esfuerzo. Veamos algunos ejemplos en los que se puede comprobar esta situación.
En la educación, siempre se ha dicho que la formación de los niños de hoy representa el conocimiento de los hombres del mañana. Que los principios de convivencia inculcados hoy a nuestros hijos, representará la calidad relacional y la tolerancia de mañana. ¿Qué ocurre en la actualidad? Que se está orientando la educación a la extrema competitividad, a la evaluación fría, a las respuestas inducidas y sin admitir divergencias. Todos deben pasar por un tamiz y salir regulados. El que no pasa, queda marginado: no vale. Lamentablemente, se está tratando de uniformar a todos los estudiantes, alejándolos de la creatividad, de la originalidad, del valor a emprender nuevos caminos, de atreverse a ser diferentes, a pensar de otra manera. Es muy peligroso para el poder que los individuos tengan ideas originales y tomen iniciativas. Para el capital, es mejor que los ciudadanos estén bien adoctrinados en el aborregamiento. Esto se consigue y se controla mediante la enseñanza privada, que no permite que cualquiera llegue donde quiera. La primera barrera es el derecho de admisión, la segunda el poder adquisitivo, el tercero, la localización, etc. La enseñanza debe ser pública y sin adoctrinamientos estatales, apolítica, fundamentada en la igualdad de oportunidades para todos, en la creatividad y en la experimentación. Enseñar que las diferencias nos enriquecen y nos permiten aprender más, siendo el respeto la piedra angular de la convivencia. En definitiva, una educación orientada al individuo, a las personas, y no al beneficio del poder y del capital.
En la sanidad tenemos otro excelente ejemplo. La sanidad debe ser universal y gratuita. TODOS los seres humanos tienen derecho a que se les trate cuando están enfermos, sin distinción alguna. Cuando el capital privado controla un centro sanitario, lo primero que defiende es la ¿rentabilidad? de los enfermos: unos pacientes son rentables y otros no. ¡¡¡INCREÍBLE!!! ¡Estimados ciudadanos, no tenéis que coger enfermedades que no sean rentables para el capital que gestiona el hospital, por riesgo a la falta de atención! ¿Cómo podemos permitir semejantes planteamientos? Lo primero que hay que decir es que el ciudadano paga toda la sanidad con los impuestos. No podemos permitir que la sanidad sea rentable o no, es un derecho. Lo que tenemos que exigir es que sea honesta y vocacional.
QUIERO una sociedad de las personas, NO de los capitales.
... / ...

La hora del café

.  Mis Marple  .
- Te voy a dar una noticia que te va a permitir ahorrar dinero.
- ¿Ah sí? Pues de esas noticias, todas las que quieras.
- Ayer leí un artículo en una revista de la OCU.
- ¿La OCU?
- Si, ya sabes, la Organización  de Consumidores y Usuarios.
- ¡Ah sí! Estos son los que aconsejan sobre que producto es mejor y cual peor, haciendo análisis comparativos. Y en algunos casos, demuestran como nos engañan.
- Has dado en el clavo. Por todos sitios te encuentras con pruebas de la sociedad tan falsa que tenemos, en la que sobre todo cuenta el dinero y la avaricia. Pues verás, te cuento, venía un análisis sobre catorce cremas antiarrugas y, ¡vas a alucinar! En primer lugar, ninguna quita las arrugas, pero eso ya lo sabemos todos, supongo. Lo curioso es que de las catorce analizadas, la mejor es una crema que se vende en el Lidl y que sólo cuesta 2,99 €.
- No me digas, no me lo puedo creer.
- Pues sigo, en último lugar está una de Mercadona que vale unos 8€. Pero lo más llamativo es que, precisamente, en los últimos puestos se encontraban cremas, de las caras, muy conocidas, por ejemplo, recuerdo marcas como Lancôme, Roc o Clinic, que oscilaban entre 43 y 112 €. ¿Qué te parece?
- Me parece increíble y vergonzoso. Y me hace dudar de la cantidad de productos en que pasará lo mismo. Pues gracias por la información, en cuanto terminemos, iré a por la crema de los 3 €.
-    No te molestes, ya he ido yo y está agotada. Así que esperaremos. Total, las arrugas van a seguir ahí. Eso sí que es indudable.
- 1 -

Relativismo y prescriptivismo moral

. Aristarco Milton  .
No resulta sencillo entrar en este apartado sin antes hacernos eco de los escenarios del relativismo moral existente en una cultura como la nuestra. El hecho de que existan movimientos de inmigración cultural y la capacidad que tenemos de observar noticias que nos vienen de otras culturas alejadas nos hace tener la mente inconscientemente abierta a estas informaciones que llevan consigo el surgimiento de una actitud moral de  cierto escepticismo,  cierto pasotismo cultural y, como consecuencia,  cierto relativismo.
Existen países en nuestro entorno en los que se manifiestan actitudes moralmente complejas y difícilmente analizables, ya que por ejemplo se observa que una gran mayoría de votos se dirigen a unos candidatos y, al mismo tiempo, se producen protestas profundas contra el gobierno que los representa, haciendo que de unas elecciones a otras la balanza se mueva de un lado a otro con gran facilidad, cuando en realidad nada tienen que ver dichos candidatos con lo que representan.
También se afirma que, de uno y otro lado, las posturas son intercambiables en lo moral y en lo nocivo. Si esto es así, son intercambiables también los valores y, cuando esto ocurre, no sabemos con exactitud cuál de ellos conseguirá mantenerse.
Cuando las normas se desacreditan permanentemente o no se cumplen, se produce un deterioro de la sociedad y a ello contribuye que se  acoja a grupos de inmigrantes, sin realizar un análisis previo. El relativismo es producto de la falta de rigor o de una actitud tornadiza y vaga ante la realidad.
¿La violencia, la guerra, la confrontación es buena? Basta con mirar el mundo y las noticias que de él se desprenden, para encontrar diferentes  respuestas o diferentes posturas ante esta cuestión. EL ser humano tiene un componente agresivo que es producto de su propia naturaleza, el cual puede ser canalizado, superado, sublimándolo. Existen actividades puntuales como son las artes marciales que se practican en los monasterios Zen, que posibilitan la descarga de la violencia, pero, como podemos observar en nuestro entorno, difícilmente hemos aprendido a canalizar dicha agresividad.
Es necesario buscar un equilibrio,  pero lo que descubrimos  constantemente son propuestas relativistas que justifican actitudes de violencia y de intolerancia. Si el ser humano necesita algo y no lo puede conseguir fraternalmente  usando medios pacíficos, emplea artimañas y a continuación se justifica. El mito de Robin Hood se puede trasladar a nuestra realidad. Roba y justifica su acto. Los gobiernos matan y justifican sus actos, los pueblos se levantan violentamente contra los gobernantes y se justifican, Ramón Sampedro se suicida y se justifica, los bancos ponen los intereses más altos y se justifican, se aplica la pena de muerte o se  condena a muerte a un menor de edad y se justifica, se obliga a poner el bulca y se justifica, se invade una nación y se justifica, se clonan seres humanos y se justifica, se ponen bombas en la calle o en los colegios y se justifica, se dice y se hace lo que sea por aumentar fieles y se justifica. Todo es relativo, no hay ningún acto por muy execrable que nos parezca que no  pueda ser justificado por alguien. Además, las leyes también justifican actos y, si es necesario, las leyes se pueden  cambiar. Decía la conferencia episcopal (El País,  5 -4- 1999) que" alguien tiene autoridad moral cuando demuestra con su comportamiento que se somete a los principios morales que reclama para sí y para los demás". El problema aparece cuando se predican y se hace lo contrario.
... / ...

¿A quién se debe 

un cargo público electo? 

.  Luis Ruiz  .
¿A quienes le votaron o a quienes le proporcionaron los medios para obtener los votos?
¿Qué intereses debe defender? ¿Los de los ciudadanos o los de grandes corporaciones? (nacionales o transnacionales)
Si en la primera pusiste como respuesta los que les votaron (o los que no les votaron porque votaron a otros o ni votaron) me imagino lo contento que estás con lo que llevan haciendo nuestros gürtelianos, eresianos y noosianos, entre otros.
Si en la segunda elegiste los ciudadanos (esa clase social, mezcla de los antiguas media y baja, de las que se han sacado unos individuos que ahora son la clase política. Esta última cuenta con un status propio al que ni los de la clase alta pueden aspirar) estarás más contento aún con la manera tan descarada que los Elegidos  te dan por culo.
¿Conoces el último grito en sistemas de recaudación de las administraciones públicas? (administran el dinero público dirigiéndolo hacia organizaciones empresariales y/o políticas, llámese privatización de los servicios sociales, financiación de partridos políticos, etc)
Pues… el último grito es: ¡Sanciones económicas a determinados manifestantes!
Algo habrán hecho, dirás. En alguna ocasión, gracias a vericuetos legales (o alegales, diría yo) sin siquiera haber estado en las mismas.
¿Qué buscan nuestros Elegidos con esto?
¡Asustar!
Asustar a los manifestantes: no vaya a haber disturbios. ¿Vas a una mani? ¿No te da miedo?
Asustar a los convocantes: como se líe la marimorena (la provoque quien la provoque) al que la convocó se le quitarán las ganas de tener que pagar otros miles de €.
Y estamos tan acostumbrados a que nos den que hasta vemos con malos ojos que algunos osen protestar de forma pacífica e incluso algo airada. Pero aquí se tiene una muestra de quién son los intereses que los elegidos defienden: nos echan la cuenta de lo que costará arreglar los desperfectos que algunos ciudadanos hartos, muy hartos han ocasionado a las sucursales bancarias. ¿Es que tendrán que pagarlas los elegidos con nuestros fondos comunes? ¿No se los piensan cobrar a los manifestantes sancionados y a los convocantes? Aah, que se quedan cortos. ¿Cómo no me había dado cuenta? Vale por éllos , los elegidos; pero que tu y yo critiquemos tanto a esos pobres diablos que se atreven a llevar a cabo una protesta violenta por defender los intereses Y DERECHOS CONCULCADOS de los ciudadanos me parece eso, un síntoma de lo acostumbrados que estamos a que nos den. No practico la violencia, no la promulgo, pero no le quito la razón a quien la usa cuando se le quita todo y lo único que tiene a su alcance es una piedra (¿David y Goliath, se llamaban?)
Y me pregunto ¿cómo actuarás (o te gustaría actúar) cuando en tu terraza llegue una compañía operadora de telecomunicaciones y te coloque una antena (sobre la que no está claro su implicación en aumento de casos de cáncer) y te diga que tiene derechos de servidumbre? Vamos, que de tender ropa te olvides, que en la tienda venden unas secadoras "mu majas" pero que de colgar en tu azotea sólo se cuelgan los tirantes de una antena de telecomunicaciones y suben a élla los técnicos que la operadora autorice. ¿Esto es expropiación por los intereses de los ciudadanos?
En la Edad Media el señor de turno era el dueño del uso de puertas, puentes, tierras, etc y hasta de las doncellas pero ahora las azoteas se las pagamos a las constructoras con el préstamo y la tasación de los bancos a los que rescatamos y reponemos desperfectos. Quizás en la Edad Media se vivía mejor: no existía el espejismo de que tu casa era tuya y sabías que el señor te podía dar cuando quisiera. A ti y a tus hijas.
- 2 -

La glorieta maravillosa

.  Javier Ruiz-Medrano Lucas  .

Como ciudadano que soy de Navalcarnero (nací aquí) desde hace la tira de años, no estando sujeto a ninguna adscripción política de la que se me pueda tachar y mucho menos inmerso en algún interés económico relacionado con esta nuestra Real Villa, me voy a permitir opinar sobre la glorieta  recientemente instalada (no sé si inaugurada) por nuestro ayuntamiento en la antigua carretera de Extremadura a la altura de lo que conocemos como "Los Manzanos". Por no personalizar en la figura del alcalde al que considero rodeado de los más valiosos asesores así cómo de los más eficientes concejales, me voy  a dirigir a dos de ellos en particular. Empezaré primero por la concejalía de cultura a la que supongo bien informada del devenir de Navalcarnero a lo largo de los siglos. ¿Cual es el pretexto histórico para erigir dos estatuas en honor de Fernan González, primer conde independiente de Castilla, y de Sancho II, primer rey de Castilla? Navalcarnero, que yo sepa, data de 1.499 y por tanto fue fundado en el reinado de los reyes católicos. No veo la relación de estos dos señores con nuestro pueblo a no ser que el ayuntamiento quiera hacer hincapié en nuestras raíces castellanas que por supuesto las tenemos. ¿Qué es lo que se trata de hacer con esto? ¿Darnos una clase magistral de historia de España? ¿O se trata quizá de contraponer una idea nacionalista con las que imperan en otras partes de España? Si ese es el motivo, y me temo que sí, mal vamos. Por si la concejalía de cultura no lo sabe, la comunidad de Madrid se desvincula de Castilla en 1.981 y es comunidad autónoma desde 1.983. Además nuestra bandera es una roja con siete estrellitas blancas que como se creo bajo el gobierno del PSOE (Joaquín Leguina) a lo mejor al equipo de gobierno actual no le hace mucha gracia. Les debe de gustar más la bandera de Castilla. Pues, cuidado con las banderitas que las carga el diablo. Solo hace falta que a los nacionalismos excluyentes que ya padecemos se nos sumen otros de nueva creación y sin ningún sentido. Si el ayuntamiento quiere seguir ahondando en nuestras raíces históricas pronto hará una estatua al rey visigodo Recaredo o yendo más lejos aún al emperador romano Trajano con el que también en España tenemos algo que ver. Así que, en vista de que nos sobra el dinero, animo a nuestros ediles a seguir llenando el pueblo de estatuas de reyes y de reinas, amén de banderas y estandartes de todo tipo. Pero, por favor, no utilicen la historia para imitar a los nacionalistas, eso, ni es bueno para  Navalcarnero, ni es bueno para España. Y ahora voy con la concejalía de urbanismo. ¿Desde cuando el centro de una glorieta es visitable para todo el que lo desee? Que yo sepa eso no se puede hacer. Ningún peatón puede cruzar alegremente la calzada de dos carriles que circunvala la glorieta para acceder al centro de la misma. Entonces ¿Qué hacen esos dos poemas medievales esculpidos en las piedras que flanquean ese escudo de Castilla tan chulo que han puesto ustedes en la glorieta? ¿Quién los va a leer? ¿Los pájaros? ¿ O los van a leer quizá todos los que crucen sin seguridad alguna a hacerse fotos junto al conde Fernan González o el rey Sancho II? ¿No irán ustedes a colocar un paso de cebra dentro de la glorieta? Eso sería inaudito y ajeno a todas las normativas de tráfico. Entonces ¿Cómo se leen los poemas inscritos en las piedras? ¿Con unos prismáticos? Señor concejal de urbanismo, haga usted algo. Están invitando a la gente a cruzar. Esto es peligroso y puede causar algún accidente. Desde que han montado ustedes este monumento histórico no hay día que pase por allí que no vea gente fotografiándose con los móviles. Yo no sé si cuando se hace una obra de este tipo previamente se solicitan estudios a unos y a otros. Creo que al ser una de las arterias más transitadas del pueblo alguna consulta se ha debido hacer a las autoridades responsables del tráfico. Si ha sido así se han lucido y si no ha sido así es que en Navalcarnero se hacen las cosas por el artículo catorce que es aquello de pensar que el pueblo es nuestro y hacemos en él lo que nos parece. Creo que se me ha notado que no me gusta la glorieta. Ni me gusta el espíritu ni me gusta la ejecución. Y seguramente tampoco me gustará la pasta que debe haber costado de la que, no me cabe duda, que el equipo de gobierno nos dará cumplida cuenta. Más o menos como nos la ha dado de todos los monumentos y estatuas que salpican la villa. Este furor histórico que impera en el ayuntamiento no le entiendo. Empezamos con los Felipe IV, Mariana de Austria y demás, seguimos con el jardín histórico presidido por los reyes católicos y vamos a terminar haciendo una estatua a Viriato que presumiblemente andaría por aquí en alguna de sus correrías desde la Lusitania. ¿Esto que es? ¿No había crisis? ¿No somos uno de los ayuntamientos más endeudados de España (per cápita)? ¿O es que nos ha tocado la primitiva y yo no me he enterado? Conclusión. La historia está muy bien en los libros donde todos podemos conocer nuestros orígenes sin enarbolar banderas en la cara de los demás y el urbanismo, pues también esta en los libros, lo que pasa es que se hacen las obras llevados por un ardor patriótico y no nos fijamos en las consecuencias.
 ¡Que no me gusta, vaya! 
... / ...

Un paréntisis a la crisis

. Cristian Díaz Rodríguez  .
El balón voló sobre las cabezas de los defensores y atacantes. Llegó hasta el segundo palo sin que el portero pudiera atajarlo. Allí lo esperaba Sergio Ramos que saltó con rabia hacia la pelota y la remató de cabeza, picándola al lado contrario donde se oponía Courtois. En ese instante, los corazones de las aficiones se paralizaron mientras sus ojos trataban de ver si el balón acababa dentro o no. Finalmente, el esférico besó las redes y sólo los madridistas tenían razones para celebrar que seguían vivos en la final de la Champions League.
El gol de Ramos supuso la prorroga y en ella el Real Madrid no encontró oposición ante un Atlético cansado y taciturno. Lo habían rozado con la punta de los dedos y les había sobrado minuto y medio para mostrarle a Neptuno la copa más importante del mundo futbolístico sin contar el Mundial. El segundo lo marcó Bale. El gales remató el balón después de que el portero rojiblanco rechazara un disparo de Di María. A continuación marcó Marcelo el gol de la noche con un trallazo a Cristiano Ronaldo introdujo en la portería el cuarto de penalti. En mi opinión fue demasiado castigo para el Atlético de Madrid, pero sin duda los madridistas fueron felices aquella noche.
Felicidad que no les duraría demasiado a alguno de ellos. El fútbol no cura los males que nos acechan y estos problemas nos acompañan desde hace ya seis años y han venido para quedarse. El paro, los recortes, las bajadas continuas de salarios, las reformas educativas, sanitarias y laborales y la injusticia social se han instalado en el poder. Nos gobiernan políticos que a su vez son dirigidos por bancos estadounidenses y alemanes a los que no les interesa el hambre y el frío que puedan tener los españoles y que, por supuesto, volverán a ganar una y otra vez las elecciones, ya que los sucesivos presidentes tendrán que arrodillarse ante ellos como los griegos ante Zeus.
Con esta situación parece increíble que además se rían de nosotros, haciéndonos ir a votar para nada. El Parlamento Europeo no tiene demasiadas funciones, pero se nos hizo creer que elegiríamos el presidente de la Comisión Europea (órgano ejecutivo de la UE), pero nos mintieron. Una vez que el pueblo había hablado, Cameron vetó a Junker y Merkel secundó la moción, demostrando lo que les importa nuestro voto y la democracia a los presidentes de los 28. Con todo esto nos queda que, al menos, durante 24 horas no pensamos en ello, sino en el testarazo de Sergio Ramos y en los goles que le dieron la décima Champions League al Real Madrid. 
- 3 -

. G. Malanda  .


... / ...

De andar por casa 

¿Sorpresa?

.  Por A. Rodriguez.


Es algo desconcertante la sorpresa que ha causado en los medios de comunicación,  el resultado y  recuento de los sufragios emitidos en las últimas elecciones europeas.  No atino a descubrir dónde está el asombro del giro hacia la izquierda que han determinado los descontentos ciudadanos al emitir su voto. 
¿Acaso no hemos estado constantemente en las calles reclamando otras políticas? ¿Alguien se creyó de verdad la cuantificación de personas que se hacían de los que asistíamos a las manifestaciones, o que éramos cuatro perroflautas los que aclamaban un cambio de rumbo?  ¿Deberíamos conformarnos con la reforma de la ley laboral, que a pesar de las advertencias nos han llevado a una situación caótica?  Nos quisieron imponer el repago sanitario, nos han recortado y privatizado sin piedad en sanidad, educación, cultura, investigación, etc.  Han congelado los sueldos a los funcionarios privándoles de una de sus pagas extras, mientras ellos no han tocado ni un ápice sus millonarios sueldos.  Han anulado la tarjeta sanitaria a casi un millón de personas.  ¿Tendríamos que estar saltando de alegría?
Hemos asistido casi diariamente a un deplorable y continuo torrente de casos de corrupción, sin que una justicia politizada y muy limitada por sus recursos haya sido capaz (salvo casos de excepción) de encarcelar a los cientos de imputados que han esquilmado el país.  Y lo que es más grave, los jueces que lo han intentado han sido inhabilitados. ¿Mostramos indiferencia ante esta situación?
Han rescatado a los bancos para que fluyese el crédito y reanimar la economía, y éstos, lejos de financiar a las pequeñas empresas para que pudiesen sobrevivir, se han limitado a desahuciar las casas y pisos a miles de ciudadanos que no podían pagar la hipoteca dejándoles en la calle y en unas condiciones dramáticas.  ¿Contribuimos a que esto siga pasando?
La vulneración de libertades que supone la ley mordaza, la ley del aborto que deja a la mujer sin poder decidir si quiere o no tener un hijo y otras políticas represivas han sido una constante en estos años de gobierno.  ¿Alguien se quiere sumar a estos cambios?
¿Sorpresa de estos resultados?  Lo que debería asombrar es que aún miles de ciudadanos refrenden estas políticas.
... / ...

Artículo 92 de la Constitución

.  Regino Marmol  .
Cuando todavía hoy el actual rey de España juró su nombramiento como sucesor de Franco y del Movimiento Nacional a título de Rey yo tan solo tenía 5 años y  estas cosas todavía no existían para mi. Seis años más tarde, ya muerto Franco, Juan Carlos de Borbón juró la Monarquía sucesoria del Movimiento Nacional y todavía no entendía muy bien de que iba todo esto.
Tuvieron que pasar tres años más durante los que ocurrieron importantes acontecimientos políticos de gran relevancia, manifestaciones,  huelgas  y sobre todo unas ansias de libertad imposible de frenar. Tuvieron convulsionado al país y en total incertidumbre política. a la ciudadanía hasta que por fin el 6 de diciembre de 1978 los españoles votaban su nueva Constitución. La ciudadanía que quería salir de una vez por todas del régimen anterior, ser considerados parte de la Europa democrática y sobre todo tener una Carta Magna que defendiera derechos y libertades hasta entonces secuestrados por el régimen, no dudó mayoritariamente en votar a favor de una Constitución llena de buenos propósitos y sin otra opción posible para la jefatura del Estado que no fuera la Monarquía parlamentaria representada por el rey Juan Carlos I. Ningún español menor de 54 años pudo votar la Constitución, ente ellos yo que tan solo contaba 14 años.
Ahora cuento con más de 50 y durante todo este largo periodo ni una sola vez he faltado a las urnas. He participado en todas y cada una de las eleccioones que se han celebrado: Locales, Autonómicas, al Senado y al Congreso de los Diputados. He asistido también a votar cuando se me ha dado el derecho a decidir la entrada de España en la OTAN o cuando hace pocos años se votó por la Constitución Europea. Seguiré haciéndolo porque creo en una mejor democracia y en la participación ciudadana. Ahora hay una gran controversia sobre la reforma a esa Constitución que no pudieron votar las actuales generaciones y que no refleja la realidad social y económica del país. Tiene mucho papel mojado que solo ha servido para una bonita redacción y en pocos casos para su ejecución real. Deberíamos corregirlo. Articulados escritos que nos cuentan el derecho a disfrutar de una vivienda, el sistema tributario justo y proporcional, el derecho al trabajo y a una remuneración que garantice el sostenimiento de uno y el de su familia, la igualdad ante la ley, etc. Ahora una gran parte de la ciudadanía quiere decidir si nuestro sistema de gobierno tiene que seguir siendo la Monarquía dinástica de los Borbones o una República del siglo XXI. Los monárquicos deberían tener en cuenta que la Monarquía nunca ha sido elegida democráticamente en nuestro país. Por mucho que se argumente que la corona fue refrendada en el referendum de la Constitución del 78, creo que existen argumentos suficientes como para darse cuenta de que era lo que había y no había otras opciones.
Que la democracia constitucional decida: Monarquía Parlamentaria de linaje Borbónico o República Palamentaria del siglo XXI.  Los demócratas monárquicos y los demócratas republicanos deberían proponer a sus mandatarios “celebrar”  el referendum por el Art. 92.

- 4 -
  Estamos también en: 
 
 Solicita Suscripción Lista Correo 



Envíanos un correo electrónico poniendo en Asunto: suscripción y recíbelo en tu correo periódicamente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada