domingo, 23 de septiembre de 2012

La preocupación


La preocupación y el miedo nos anulan.


Cuando tengas algún problema y estés desilusionado… Respira profundamente. Siéntate en silencio. Medita. A veces me encuentro a personas que se sienten tan desilusionadas, que lo único que quieren es tumbarse en la cama y pasar horas y horas en ella. No sienten fuerzas para levantarse, la vida les parece vacía y sin sentido. Debes aprender a diferenciar. Una cosa es tu vida y otra cosa son tus problemas.

Si sólo vas a sonreír cuando no tengas ningún problema… te arriesgas a no sonreír nunca, porque siempre nos encontraremos con algún impedimento, con alguna piedra en nuestro camino. Dedica tiempo a buscar soluciones y no tanto en lamentarte. Sé pasión en acción y no miedo en la espera.

Caer en depresión es manifestar:
“MIS PROBLEMAS SON MAS IMPORTANTES QUE MI VIDA”
Sea cual sea tu problema, debes buscar la solución sin perderte el AQUÍ y AHORA. Es la única manera para no perderte tu propia vida y para que encuentres la solución de una manera más inmediata. Suele pasar, efectivamente, que la solución la tienes delante de ti, pero por tus quejas y lamentos, no la consigues ver.

En calma, con serenidad… podrás afrontar cualquier circunstancia. En un estado neurótico, de puro nerviosismo y descontrol… no sólo no podrás dar, ni de lejos, lo mejor de ti… sino que además empeorarás el problema y te meterás en un callejón sin salida.

Una colaboración de MJM
(Fuente:fragmento del libro “El poder de la conciencia y la receptividad de Jorge Alvarez Camacho)

Enlace:   http://maestroviejo.wordpress.com/2012/09/22/la-preocupacion/ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada