sábado, 3 de noviembre de 2012

Conspiración o simple bulo

Llevo varías semanas dándole vueltas a una información que me llegó a través de correos y Facebook. Tengo que reconocer que aún siendo profano del tema he intentado antes de atreverme a publicar algo sobre el asunto documentarme un poco por si lo que me indicaba mí raciocinio era equivocado. Pero como era de esperar después de ver y buscar, comentar e incluso discutir con algún amigo, he llegado a la conclusión de que estaba en lo cierto, o al menos esa es mi percepción del asunto. Los llamados “chemtrails” esos supuestos fenómenos que consisten, según los convencidos de su existencia, en que algunas estelas de condensación dejadas por los aviones no son tales, sino que en realidad están compuestas por productos químicos que entre otras atrocidades fumigan a la población, de ahí el nombre que le dan, están cada vez más en boca de muchos. Si, cada vez hay más gente que cree que nos están fumigando por diversos motivos pero el principal sería para infectar y enfermar a la población con todo tipo de bacterias químicas. Para los partidarios de esta teoría conspiratoria la verdadera naturaleza de estos “chemtrails” sería conocida por sólo unos pocos y su objetivo sería causar daños de algún tipo a la población. 
Según me he documentado "Chemtrail" es una abreviación del inglés chemical trail, que traducido literalmente significa estela química. La denominación imita a la que se da en este idioma a las estelas de condensación (contrail). No debe confundirse este término con la dispersión de sustancias químicas para fines reconocidos (fumigación, sembrado de nubes, exhibiciones aéreas, etc.), pero algunos lo mezclan todo y luego pasa lo que pasa.
El vocablo fue utilizado por primera vez por el periodista William Thomas en 1999, aunque la primera descripción del fenómeno data de 1997, por Richard Finke. Algunos partidarios de la versión de la conspiración defienden que en realidad las “chemtrails“ comenzaron años antes aprovechando las nuevas y secretas tecnologías de los poderes mundiales ocultos.
El mayor problema con el que me encuentro al valorar este tipo de asuntos es que no soy creyente y esto me dificulta mucho este tipo de interpretaciones tan faltas de sustancia y fundamento. No he sido capaz, y lo he intentado, de encontrar algún documento, escrito científico o prueba de algún tipo que demuestre, como aseguran los que hablan y escriben de estas conspiraciones hacia la humanidad, que están fumigando con productos químicos a la población. Solo he encontrado fotografías con las estelas de aviones y comentarios a pie de foto asegurando que en tal o cual sitio se está fumigando o videos con textos y comentarios alimentando la conspiración. No he encontrado a nadie que aporte alguna prueba seria. Eso si, intentando meter el miedo en el cuerpo los hay por doquier.
Por lo que he podido comprobar la comunidad científica se muestra escéptica respecto a la existencia de las “chemtrails” y considera que se trata en realidad de simples estelas de condensación o cirros. Pero ya se sabe los creyentes no se basan en hechos científicos. Y los científicos no pierden mucho el tiempo en explicar lo obvio continuamente.
Lo que si he encontrado son varios artículos con más o menos calado y que me han parecido interesantes traer aquí para apoyar mi incredulidad ante estas conspiraciones que de ser verdad reconozco serían de una atrocidad brutal, pero que a falta de pruebas más concluyentes no dejan de ser un cuento chino que en el mejor de los casos algún inocente se inventó un día, porque hay que reconocer que el fenómeno es curioso y da juego, y en el peor una intención de desviar la atención de las cosas y problemas que verdaderamente deben importar a la ciudadanía máxime en los tiempos por los que estamos atravesando. 

La física de las estelas blancas de los aviones

Esta fotografía muestra a dos aviones comerciales volando a la misma altura (34400 pies o 10’5 km) y a la misma velocidad, a la izquierda un Airbus A340 que produce cuatro estelas blancas y a la derecha un Boeing B707 que no produce ninguna estela; la foto fue tomada el 15 de septiembre de 1999 desde un avión Falcon de investigación (la punta de lanza visible abajo a la izquierda). ¿Por qué un avión fabricado en 1968 no produce las estelas que produce el fabricado en 1998?
La diferencia entre un Airbus A340 fabricado en 1998 y un Boeing B707 fabricado en 1968 en cuanto a la producción de estelas es la eficiencia de los motores de propulsión a chorro de cada avión. La eficiencia η de la propulsión de un turborreactor se mide por el cociente entre el trabajo realizado por el motor para mover el avión (producto de la fuerza de propulsión por la velocidad lograda) y la energía química producida por la combustión del combustible. La cantidad de calor que abandona el motor en los gases de escape que forman la estela depende del valor de (1-η), es decir, a mayor eficiencia menor temperatura. Por tanto, los motores más eficientes (que para el estado del arte en 2010 pueden alcanzar hasta η=0’5) producen estelas a menor altura para el mismo porcentaje de humedad relativa.

Para seguir leyendo este artículo:

http://naukas.com/2011/05/04/la-fisica-de-las-estelas-blancas-de-los-aviones/ 


Chemtrails: Fumigados de la vida

 Bien, calémonos hasta el entrecejo el gorro de papel de aluminio y vayamos a ver qué puede haber de cierto detrás de todo esto. Comencemos por el principio...

 Chemtrails? No, estelas de condensación. | Fuente: CORE

 Para leer este artículo:  http://naukas.com/2011/04/25/chemtrails/


Un video donde un catedrático físico, nos cuenta por qué se a veces podemos ver las estelas que dejan los aviones en el cielo y otras veces no las vemos. El experimento consiste en ver cuando se forma vapor de agua y este es visible o no.

Para leer este artículo: 




Los contrails o estelas de condensación

 
Quiero hablaros acerca de las estelas de condensación o contrails, que muchas veces podemos observar en nuestros cielos y que provienen de los aviones que los surcan. En varios meteo-encuentros de los jueves me habéis pedido mi opinión, y aquí está. Eso sí, antes de hablaros de estas estelas, quiero advertir que sólo admitiré comentarios que expongan razonamientos de forma educada y respetuosa, de la misma forma que yo voy a dar mi punto de vista sobre el tema y espero que sea respetado. Queréis mi opinión y aquí está.
Como habréis comprobado, ni si quiera he mencionado la palabra chemtrail -que proviene de chem (químico) y trail (camino o rastro)- . Y no lo hago porque, en mi opinión, no existen...
Para leer este artículo:




En todo caso si hubiera alguna prueba fidedigna presentada por algún científico, aunque fuera recién salido de la universidad, de alguna organización no gubernamental dedicada a denunciar abusos contra la humanidad o de cualquier otra persona o ente que pudiera demostrar que nos están fumigando, como decía anteriormente, si fuera cierto sería una de las mayores atrocidades que se han hecho contra el ser humano. Con lo que lo más apropiado sería acudir a los tribunales de las más altas instancias a denunciarlo. Mientras no dejemos que nos desvíen la atención con asuntos tan burdos que nos distraen de lo que verdaderamente si que nos  debería preocupar y que no es otra cosa que la miseria a la que nos quieren llevar los mismos a los que algunos acusan de fumigarnos con bacterias.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada