martes, 19 de febrero de 2013

Año II Núm. 7 - Febrero 2013


La mentira del miedo

. Aristarco Milton .

 

Dicen más sobre el Islam los ojos de una mujer musulmana que todas las Azoras del Corán  juntas. El musulmán se considera pacífico, pero: ¿Han leído ustedes el Corán? Para entender nuestro mundo, no podemos  desdeñar esta obra, pues es una piedra angular de lo que ocurre y ocurrirá. Se nos dirá: ¿y la Biblia, La Tora, el Bhagavad Gita, etc?  Lean, es urgente. La guerra “pacifica” ya ha comenzado.

Los árabes piensan que el original del Corán lo tiene Dios en el cielo y que  él mismo se lo dictó a Mahoma, luego no admite modificaciones,  ya que sus versículos son  verdad absoluta e inquebrantable.  Un libro escrito en el siglo VII tiene vigencia absoluta para millones de personas del siglo XXI. La Biblia tiene mayor antigüedad, pero a ningún católico, por  ortodoxo que se considere, se le ocurre hoy dar validez total, sin interpretación, a los textos del Antiguo Testamento, aunque de todo hay.

  La civilización musulmana tiene gran influencia en el planeta. El hecho de que los problemas mundiales  involucren  el ámbito económico, social y político hace que  los grandes conflictos del siglo XXI, tengan a los países musulmanes como partícipes de los mismos. No tener en cuenta el Islam y los millones de personas que lo profesan es un error. La cultura musulmana actual  es medieval. 

  El mundo musulmán no ha conocido ni ha asumido los siglos XVIII y XIX europeos; la Sharia o la ley islámica  gobierna la sociedad. Les sugiero   la lectura atentísima urgente de la Declaración de los Derechos Humanos Islámicos firmada por más de 45 países en la década de los 90 en el Cairo.  La cultura musulmana, basada en el Corán, dicta pautadamente  cómo  proceder  y cómo vivir.

El musulmán tiene un modo de vida propio, que tiende a dirigir a los demás. De ahí su necesidad de expansión, algo que se identifica históricamente con el cristianismo, pero el Islam no ha tenido a Nietzsche, ni a Marx, ni los hubiera aceptado, ni Renacimiento, ni  Ilustración. Quizás por eso tendrán que pasar  siglos para que  las cosas cambien. ¿Estamos dispuestos a tolerar una civilización basada en ideas como las siguientes? :

 “Cuando encontréis a quienes no creen, golpead sus cuellos hasta que los

 dejéis inermes”[1].  Azora Mahoma, .n 62

 “Vuestras mujeres son vuestra campiña. Id a vuestra campiña como queráis”  “Realmente a los que no creen en nuestra aleyas, les quemaremos en el fuego”

 “Lanzaos contra vuestros enemigos en grupos o en bloque”

 “Dios ha prometido a todos la hermosa recompensa, pero Dios distinguirá a los combatientes por encima de los no combatientes dándoles una gran recompensa”

Y en la Azora XIII llamada El Trueno se dice:

 “Los infieles tendrán un tormento en la vida mundanal”

“Las peores bestias ante Dios son los infieles”. Azora El Botín VIII

Versículo 57. ¿Pacíficos?

Duras palabras, crueles acciones: lapidar a personas por sus relaciones sexuales, o por no llevar la ropa idónea, mutilar el clítoris a niñas de pocos años, asesinar a gente, pegar en la planta de los pies con un palo a las niñas que no llevan el traje requerido, siempre en lugares ocultos .Si se les ocurriera denunciarlo, naturalmente se negaría y detrás habría más dolor. Es la mentira del miedo.

Es un problema  tolerar la intolerancia. En este siglo se producen grandes movimientos migratorios. Una actitud etnocéntrica es negativa, ya que nos configura en salvajes e irracionales. La cultura occidental tiene muchas cosas que aprender, no hay que permitir que los prejuicios sean más poderosos que nuestra consciencia moral y social, pero ser tolerante con la intolerancia  y que se usen nuestras leyes para engendrar dolor y sufrimiento, es otra cosa.

¿Cuál es el motivo por el que las mujeres no pueden ser libres?  Los hombres se lo impiden,  allí con tranquilidad, cuando llegan  aquí, con mucho recato. Son muy inteligentes y  se encargan de negarlo, además son muy prolíficos: acabarán consiguiendo la colonización. Los pobres que vienen tienen escuelas gratuitas y en sus mezquitas practican  la discriminación sexual, hacen proselitismo, leen su “libro” y rezan. Los ricos llegan en sus aviones espectaculares y cuando bajan de ellos en lugar de detenerlos y liberar a las jovencitas que van en su interior, les ponemos las tiendas y  restaurantes a su servicio. Depositan sus petrodólares en bancos suizos y el placer lo encuentran en las costas mediterráneas. Ellas, pobres y ricas,  tienen tanto miedo a denunciar que son capaces de mentir con tal de evitar más sufrimiento. Esto está ocurriendo hoy.

El miedo no lo tienen sólo ellas, también nosotros, y lo recubrimos con la frase “hay que ser tolerantes y comprensivos”.

... / ...

 

 La hora del Café

   Miss Marple  

 

 - Ayer vi un capítulo de mi serie favorita. Trataba de una urbanización donde todo era perfecto, todo limpio, inmaculado, blanco, súper-ordenado. Era algo totalmente antinatural, y sus habitantes eran igualmente pulcros, siempre sonrientes, felices, pero toda esta perfección escondía una terrible realidad ya que se habían convertido en una comunidad de psicópatas y tiranos, donde él que se salía de la norma establecida simplemente desaparecía. Salvando las distancias esto es un poco lo que está pasando en esta sociedad de las apariencias.
- Buenos, es algo exagerado, ¿no?
- Psicópatas y tiranos, tal vez no, no sé, pero "tomates bonitos", desde luego.
- ¿Qué quieres decir?
- Aquí, en nuestro pueblo, no nos conformamos con tener rotondas bonitas, han de ser obras de arte. Las casas no son sencillas y con flores, que adornan mucho, ¡no!, "mansiones" con arcos y columnas. ¿Y qué me dices de la ropa?, hay señoras que van andando por la calle diciendo: "tengo dinero, tengo dinero". O, tengo mucho estilo, ¿pero estilo de qué?
- ¿Estilo presumido? Parece que la gente que tiene dinero debe demostrarlo. A veces, incluso si no lo tiene.
- Es verdad. ¿Y los coches? Recuerdo que, después de haber estado viajando por Francia de vacaciones, llego aquí y pensé que nos habíamos vuelto locos: hay más coches de lujo por aquí, que los que vi en todo el tiempo que estuve allí. Y me moví mucho. Tú sabes que mis vacaciones son de no parar. Ahora, eso sí, les reconozco el mérito: menuda "trabajera", como dice un amigo mío andaluz, tener que vivir siempre con "estilo". Yo los llamo "tomates bonitos", ya sabes, muy bonitos por fuera, pero sin esencia ni sabor, como la mayoría de los tomates de hoy en día.

- 1 - 


Pensad por vosotros mismos

   Marta Catalán   

 

El otro día, tomando un café en un "Ateneo chico", salió el tema de la Biblia. Una persona no estaba segura de si había leído algún pasaje o si se lo habían contado; otra casualmente la había hojeado hacía unos días. Entonces la una le preguntó a la otra que qué le parecían los Evangelios, y ella le contestó, poco más o menos: "Pues teniendo en cuenta que se escribieron setenta años después de la muerte de Jesucristo, imagínate".
Imaginemos. Einstein creo que decía que no memorizaba nada que pudiera consultar en cualquier otro sitio, que usaba su cerebro para realizar otras tareas. Todos hemos oído decir a algún músico que cuando le viene una melodía a la cabeza coge una grabadora y la tararea para no perderla. Yo misma casi nunca salgo sin una libreta en el bolsillo. Y bueno, ahora tenemos Google, la Wikipedia... y cada vez más gente tiene smartphones. A lo que iba es que en la época de Jesucristo esto no era así. En la antigüedad algunos conocimientos se transmitían por escrito, porque existía gente consagrada a escribir (teorías, manuales, leyes, crónicas, cartas...), hacer copias (bien para distribuirlas, bien para sustituir manuscritos deteriorados) y conservar los documentos; y otros conocimientos se transmitían oralmente.
¿Las enseñanzas de Jesucristo se escribieron enseguida o se transmitieron de boca en boca? Pues no lo sé. Sí que sé que existieron otros evangelios. Supongo que alguno se destruyó, pero también sé que yo misma he leído alguna vez fragmentos de los Evangelios Gnósticos, así que no están en la Biblia pero están por ahí para quien le interese.
¿El que entonces se escribieran los hechos inmediatamente o no hace que la información que ha llegado hasta nosotros sea más o menos fiable? Yo creo que no. Apuesto a que entonces, como ahora, el oyente reelaboraba la información, consciente o inconscientemente; pero también quiero creer que la capacidad de memorización de las personas antes era mayor que la que tenemos ahora, por pura necesidad.
Volviendo a los Evangelios (perdonadme los creyentes pero ni tengo un Nuevo Testamento a mano ni conexión a internet. Ya he dicho antes que no soy precisamente fan de la memorización, pero voy a hacer un esfuerzo): me parece que la historia empieza con una genealogía desde David hasta Jesús, sigue con algunos hechos de su infancia, hay un vacío de unos 30 años, y pasamos a la vida pública. Predica, le condenan y resucita. A grandes trazos creo que eso es todo. Fácil de memorizar. Vamos a desarrollarlo un poco más: para ciertas personas la veracidad de los "hechos" es fundamental, bien para creer o bien para desmontar toda la historia. A mí personalmente me da un poco igual: me interesan las enseñanzas; si son buenas, justas. Y creo que lo son. Y me estoy dando cuenta, según pienso y escribo esto, que he interiorizado el mensaje porque el mismo formato del mensaje es estupendo, tanto para memorizarlo y transmitirlo (volvemos a la cuestión inicial) como para adherirse a él: la parábola. Toda historia breve que utilice símbolos y metáforas es estupenda para transmitir ideas. El emisor presenta un ejemplo sencillo, y el receptor entiende lo que le quieren decir, lo retiene sin hacer ningún esfuerzo... y lo rescata cuando necesita aplicarlo a una situación similar.
Problema: puedes darle una interpretación equivocada.
Leed mucho, meditad sobre ello, intercambiad información, escuchad a quien no opine como vosotros... No dejéis que nadie os haga un resumen sesgado, no esperéis "a que hagan la película". Pensad por vosotros mismos.

 

... / ...

 

Los últimos cincuenta años del neoliberalismo 

    Juan Luis Bermúdez  Carbonell   

 

En la primera desregulación (salir del patrón oro), Nixon se dejó aconsejar por Milton Friedman, pero continuaba siendo Keynesiano. Pasados los años, este neoliberalismo fue ganando terreno y adquiriendo poder en el estamento político apareciendo una cascada de desregulaciones y creando los instrumentos de poder para intervenir a nivel planetario, estos instrumentos fueron muchos, pero destacan por su importancia: Fondo Monetario Internacional ( FMI ), Banco Mundial (BM), y Organización mundial de Comercio (OMC), aunque el FMI y BM, habían surgido mucho antes y con una finalidad más loable, que en lo que al final se transformaron. Llegamos al momento donde el neoliberalismo es lo suficiente fuerte, para que el poder económico marque las directrices al poder político, sobre todo de la primera potencia mundial, EEUU, al principio. Este poder financiero sienta las bases para luchar contra la inflación intentando imponer un sistema estanflacionario (Crecimiento cero, estancamiento de la economía y con inflacción) pero todo esto seguido de practicas financieras escandalosas, con productos financieros muchos de ellos delictivos; las crisis de las hipotecas basura ( hipotecas subprime) como el ejemplo más relevante del origen de nuestra crisis actual. A todo lo dicho tenemos que añadir la existencia de los paraísos fiscales para blanquear dinero: el  procedente del tráfico de drogas, armas y explotación sexual. Otro capítulo aparte es la explotación de las materias primas: petróleo, metales preciosos, bosques y también  la explotación y especulación de alimentos. Los métodos para cumplir sus metas han sido de propaganda y cuando no ha sido posible por la fuerza (bloqueos económicos, intervenciones militares...), ya dijimos en otro artículo anterior que tenían la organización, los medios de comunicación y la fuerza. Con Margaret Thatcher (el sometimiento de los mineros) y con Ronald  Reagan, se da un salto cualitativo importante en la carrera armamentista (parecida a la de JFK en la guerra fría), pero este salto, continuó con todos los presidentes, incluido Bill Clinton y con Busch la guerra de Irak. Así vemos, como en estos últimos cincuenta años, la escalada en armamentos ha sido enorme, sobre todo con Reagan que a pesar de no tener ya el pretexto de la guerra fría, pero si la necesidad de sus políticas jingoístas  ¿Quien se beneficio de esta escalada de armamentos y de estas intervenciones militares? Para esto tendremos que ver que personajes usan la puerta giratoria, pasando sucesivamente de lo público a lo privado y viceversa. Últimamente ya no hay ni puerta giratoria, en algunos casos, siguen en lo público y lo privado  al mismo tiempo, a este grado de poder han llegado los poderosos. Estas políticas se han llevado a cabo con la ayuda de los "chicago boys" como ideólogos económicos en la mayoría de casos y estableciendo dictaduras militares en unos casos ,en otras ocasiones fue suficiente con estrangularlos económicamente con especulaciones financieras de todo tipo, devaluando monedas, negando ayudas, etcétera. Sin ser exhaustivo, las intervenciones más importantes: la crisis del sudeste asiático, Rusia, Polonia, Sudáfrica, Centroamérica, Bolivia, Brasil, Uruguay, Chile, Argentina, Irak. Del Consenso de Washington, del G8, La Trilateral, El Foro Económico Mundial; sus decisiones siempre están en la sombra o la penumbra, pero nos gobiernan ¡vaya si nos gobiernan!

 

- 2 - 


Radio Macuto

   Javier Ruiz-Medrano Lucas   

 

Reconozco que me gusta la información. No tenía aun diez años cuando ya el periódico que dejaba mi padre en la mesa, casi todas las noches después de cenar, me llamaba la atención. Se trataba del diario Pueblo, que algunos recordarán, diario vespertino de Madrid hace muchos años desaparecido. Allí leí por ejemplo la llegada del hombre a la Luna en 1.969 o las noticias continuas sobre aquella guerra que había en Vietnam que nunca terminaba. En mi mente de niño, una esponja entonces, las noticias y los comentarios de aquel  periódico eran poco menos que dogmas de fe. Me explico. Nunca imagine entonces que aquellas cosas que yo leía no pudieran ser la verdad o, mejor dicho, la verdad exacta. En mi cabeza infantil no tenía cabida todavía la lucha descarnada existente entre medios de distinta tendencia o ideología política. En mi ensoñación pensaba que todos los periódicos dirían lo mismo y que las noticias eran como eran y no había más que una forma de contarlas. Pura inocencia, ya ven. En mi descargo diré que corrían los últimos años del franquismo y el mundo entonces para cualquier español medio estaba dividido entre buenos y malos de los que, casualmente, los buenos éramos nosotros. Casi cuarenta años de propaganda dan para mucho. Bien, a lo que iba. Si en aquéllos años lo que nos contaban unos y otros distaba en muchas ocasiones de la realidad, hoy, después de casi cuarenta años de democracia estamos mas o menos en las mismas. Ciertamente nunca hemos tenido más información que ahora. Periódicos, radios, televisiones, Internet nos  bombardean todos los días con andanadas de noticias de todo tipo. ¿Son veraces? ¿Son imparciales? ¿Existen de verdad? ¿O son manipulaciones de tal o cual poder? O, peor aún ¿Son noticias directamente inventadas para lograr fines inconfesables? Es mejor poner unos cuantos ejemplos para entender esto. En los últimos días el Papa Benedicto XVI ha anunciado su próxima dimisión para el 28 de Febrero. Una noticia, que no debía tener mayores complicaciones según el periódico, radio o televisión que la cuente, se convierte en un reguero de dimes y diretes en el que se nos cuenta que el Papa dimite por multitud de causas distintas, que pueden llegar desde que lo hace porque realmente le apetece,  hasta que la curia cardenalicia le obliga dimitir porque no le soporta, pasando por enfermedades supuestas y multitud de circunstancias aún más escabrosas. Este del Papa es un asunto transversal que aparentemente no tiene color político, si nos vamos a otras cuestiones el asunto ya pasa de desinformación directamente a manipulación. Cuenta el viejo dicho castellano que cada uno arrima el ascua a su sardina. Nada más cierto. El diario ABC de Madrid (otro ejemplo) permite en su edición digital comentar cualquier tipo de noticia. Pues no, todas no. Todo lo referente a la monarquía se haya convenientemente censurado. No hay manera de opinar de las andanzas del rey en sus cacerías y safaris ni siquiera de su yerno, ese duque tan pintoresco que firma sus correos como los firma. El diario madrileño es monárquico desde su fundación y cualquier noticia que atañe a la monarquía nos la cuenta, mal y si viene al caso sesgada. Otro asunto que me viene a la cabeza es Eurovegas. Aquí la torre de Babel  es manifiesta. Para los medios controlados por la derecha es el maná caído del cielo, para los de la izquierda un verdadero desastre. Aquí además se da una cosa curiosa, la iglesia está de lado de la izquierda y los curas dicen lo mismo que los comunistas ("Cosas veredes amigo Sancho"  que decía D. Quijote) Con estos mimbres el cesto de la noticia se convierte en poco menos que indescifrable y la gente que quiere informarse acaba no sabiendo ni que pensar. Además de todo esto está la ocultación de datos. Esto es más viejo que el periodismo. Voy a poner otro ejemplo. En los últimos días un matrimonio se ha suicidado en Baleares ante la inminencia de ser desahuciados de su casa de toda la vida. Todos los medios han dado la noticia. En los que he leído no he visto el nombre del banco que ejecutaba dicho desalojo. ¿Es posible que a todos los medios se les olvidara decir el nombre del banco ejecutor? ¿No será que hay algún oscuro motivo para no nombrarlo? Pues yo quiero saberlo. Quiero saber que banco ha ejecutado la hipoteca de los dos jubilados muertos. Más que nada para, si puedo, no volver a pisar en ese banco. No me digan que todos los bancos ejecutan las hipotecas impagadas, eso ya lo sé. Pero quiero información. Quiero saber el que lo hace más rápido, el que lo hace más veces y si puede ser el que tiene menos escrúpulos a la hora de hacerlo. Resultado. Que estamos en la era de la información, dicen algunos, y estamos menos informados que nunca. En realidad lo que estamos es confundidos. Como ciudadanos de a pie nos brean a noticias, nos dicen en muchos casos medias verdades y en otros nos mienten directa y deliberadamente. Separar la paja del grano se convierte en tarea de titanes y descubrir la verdad en un trabajo que nos induce incluso a la pereza. Hace muchos años existía lo que llamábamos Radio Macuto, que no era otra cosa que el rumor que corría de boca en boca. Yo no voy a decir que no hayamos avanzado nada pero en mi fuero interno pienso que las noticias de Radio Macuto y las de hoy se parecen casi como dos gotas de agua. Encontrar la verdad entre tanto informativo, tanto tertuliano y tanto periódico digital y de los otros, no esta al alcance de cualquiera. Si usted lo entiende bien: felicidades. Yo, es que me pierdo.

 

... / ...

 

Extraterrestres 

   Régulo   

 

 
Cuento anónimo 


Cuentan de un hombre, poseedor de la mayor fortuna del mundo, que contaba con la admiración de cuantos le conocían.
Nadie cuestionaba la total honradez con la que había conseguido tal fortuna. Sus constantes obras altruistas, su mediación en conflictos internacionales y sus permanentes acciones en pro de los necesitados de cualquier país le granjeaban el total respeto de la opinión pública en general así como de los gobernantes.
Cuentan que esta persona, asimismo reconocido intelectual, comenzó a interesarse cierto día por la investigación de los extraterrestres.
Poco a poco esta cuestión fue ocupando todo su tiempo. Por las características del personaje y de su facilidad de movimiento se encontraba un día en un lugar del mundo y al siguiente en el contrario.
Su prestigio le franqueaba las puertas de los más secretos archivos e instituciones. El Vaticano, Kremlin, las más herméticas bibliotecas, recibían sus frecuentes y discretas visitas.
Cuentan que su mujer venia advirtiendo un mayor frenesí y desasosiego al regreso de sus viajes y entrevistas. En esos días, el marido le pidió que acudiera a su despacho mas intimo para darle cuenta de algo trascendente.
Concluidas las investigaciones, y ante la absoluta certeza de sus conclusiones, quería que ella, su fiel compañera, de la que había recibido apoyo a lo largo de su vida, fuera la primera en conocer la gran verdad desvelada.
Le contó solemnemente que ciertamente los extraterrestres existen, que son ellos, los bondadosos, los amantes de la verdad y la belleza. Los pacíficos.
Y los terrestres son los otros, los violentos, los que explotan al prójimo, los zafios y los ruines.
Que esto ha sido así desde hace miles de años y que tristemente seguirá siendo igual durante siglos….

- 3 - 

 

   Mr. Darling  

 

 

... / ...

 

Luis “El Cabrón” 

 

  Regino Marmol   

 

Se parece al nombre artístico de un cantaor de flamenco pero nada más lejos. Es el apodo que tiene, según nos cuentan en el círculo de amigotes en el que se mueve, el tesorero y máximo responsable de las finanzas del partido político que ostenta actualmente el Gobierno de España.
Hasta aquí ningún problema. Cada uno tiene el apodo que le ponen y a éste le tocó el de "cabrón". Los que se lo pusieron sabrán porqué y a los demás solo nos queda especular con las distintas acepciones de este vocablo. Tenemos datos suficientes para elucubrar sobre su origen.
Uno aspecto que me interesa de este pérfido personaje es cómo ha sido capaz de estar en un puesto de tanta responsabilidad durante tantos años sin que los chivos y mayorales de su alrededor se dieran cuenta del enriquecimiento personal o societario, supuestamente ilícito, que estaba haciendo. ¿Quizás por ahí lo del apodo? No creo, que no se dieran cuenta digo, por más que lo pienso.
Podría dar hasta por bueno que en ocasiones, después de treinta años conviviendo y trabajando diariamente con una persona, no sepamos nada de sus actividades empresariales, al menos de las delictivas, y que no tengamos ni idea de donde saca tanta pasta. Podría entender que al ser apadrinado del jefe e íntimo amigo de su sobrino (Manuel Fraga le nombró gerente de Alianza Popular ya en 1982) nadie rechistara sobre sus devenires empresariales beneficiados por el cargo de recogedor de las finanzas del partido.  Pero de ahí a promocionarle en el cargo nombrándole tesorero en  2008 (tarea que consiste, precisamente, en controlar hasta el último euro con el que se financia el PP) va un gran trecho. Por lo que ¿podría ser este el origen de tan mal afortunado apodo? Pues también lo pongo en duda, pues no encaja el mote con tal particularidad.
En 2009 dimite de forma transitoria de su cargo de tesorero pero con el apoyo incondicional del partido sobre su inocencia. Y no es hasta el año siguiente cuando dimite definitivamente como tesorero y se da de baja temporal del partido al ser imputado en el caso Gürtel, pero eso si, teniendo coche oficial y despacho del partido y siguiendo manteniendo su acta de diputado por Cantabria diez días más, supongo que por si ser aforado le sirviera para hacer quiebro a la justicia. No le hace falta. En 2011 la justicia de este país sobresee las actuaciones por falta de pruebas. Entretanto comienza el acoso y derribo al  juez Garzón por haber tocado hueso. ¿Sería este el motivo de apodarle "El Cabrón"? Aquí ya podríamos ir pensando en el acierto del mote al decantar un movimiento de hilos que parece maneja a su antojo.
Año 2012, la Audiencia Nacional ordena reabrir la causa pese al archivo realizado por el juez Pedreira. Año 2013 ´annus horribilis´ no solo para Bárcenas sino para la cúpula del partido en el poder. Sale a la luz los 22 millones de euros en Suiza, ¿cuantos otros no habrá?,  las informaciones de El Mundo sobre los sobres que reciben los altos cargos del PP y la contabilidad B denunciada por El País. Y lo más sospechoso de todo, la amnistía fiscal hecha a medida de este tipo, que ha estado cobrando del partido y cotizando a la seguridad social hasta hace mes y medio de la sede de la calle Génova. ¿Podemos pensar entonces que el sobrenombre de "El Cabrón" es porque tiene por costumbre tener pillados por las pelotas a sus compañeros de partido y a las empresas vinculadas a ellos? Si fuera así, el apodo tendría su aquél.


... / ...

 

Regenerar


    Juan Cardeña   

 

Estamos viviendo tiempos difíciles, complejos y llenos de incertidumbre. Así como en algunos equipos informáticos el sistema operativo s  corrompe haciendo imposible trabajar con ellos, en la sociedad actual tenemos una determinada clase política que sigue, con vocación suicida, haciendo lo imposible por mantener privilegios y tapar corruptelas.
Hablan de regenerar la vida política los mismos que no tuvieron reparo en comprar elecciones. Hablan y hablan con palabras huecas que ni ellos mismos se las creen. Se dirigen a los ciudadanos con la ilusa creencia de que nos vamos a dar cuenta de la cantidad de tonterías que dicen. En definitiva, nos toman por tontos.
Puestos a regenerar, que falta hace, podían empezar por excluir el y tú más en los diálogos de sordos con los que nos obsequian, y sustituirlo por otro tipo de lenguaje en el que predomine el rigor y la claridad en la exposición de sus muy respetables ideas, aunque algunas de ellas nos cueste mucho trabajo respetarlas. Por cierto, hablando de claridad, es de vital importancia la transparencia de las cuentas de los partidos, despejando cualquier duda acerca de la legalidad de su  financiación, adoptando medidas drásticas contra los que no cumplan: listas abiertas, implicación y participación ciudadana, requisitos imprescindibles para encarar con responsabilidad y decisión esta nueva etapa, en la que indudablemente, hay muchas cosas que cambiar.
De esta crisis saldremos, seguro, pero hay que desterrar  las mentalidades derrochadoras de nuevo rico que han llevado a cabo, y aún con la que está cayendo, llevan algunos políticos. El gasto público se debe emplear con racionalidad,  realizando solo aquellos proyectos que realmente mejoren la calidad de vida de los ciudadanos. Además, tenemos que conseguir reorientar la actividad productiva encaminándola hacia proyectos sostenibles, energías alternativas, reciclaje y reutilización de materiales, etc.
¿Regenerar? ¿Resetear? En definitiva, estamos despertando de un sueño en el que se deformaba la realidad con una abundancia ficticia, cuando lo que realmente  hacíamos era hipotecar nuestro futuro.

- 4 -



   Estamos también en: 
 

 Solicita Suscripción Lista Correo 


ateneo.navalcarnero@gmail.com 

Envíanos un correo electrónico poniendo en Asunto: suscripción y recíbelo en tu correo periódicamente



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada